Todo lo que debes saber sobre el parto en el agua

PARTO SUBMARINO, EPIDURAL NATURAL

Todo lo que debes saber sobre el parto en el agua

El parto en agua es un tipo de parto natural de técnica contemporánea, o también conocido como parto humanizado, que ha existido desde la antigüedad en algunas civilizaciones. Se acentuó con mayor fuerza por los años sesenta en Europa y Estados unidos trayendo consigo mejores resultados en las experiencias del parto en embarazadas de bajo riesgo

Las pérdidas de sangre en esta modalidad de parto son menores, la diferencia de hemoglobina entre el valor antes del parto y el valor alcanzado al tercer o cuarto día tras el parto es menor, esto podría deberse a la presión hidrostática del agua y el menor número de episiotomías, por lo demás las hemorragias en el agua son detectadas más rápido, lo cual lleva a reaccionar más acorde a la situación. Por otra parte este tipo de parto evita las altas perdidas de energía, esto debido a que es más fácil empujar en el agua, ésta además disminuye la presión sanguínea de la madre y el oxígeno llega mejor al útero y al bebé, en el caso de las contracciones son percibidas de forma mucho menos dolorosa y pueden acelerarse en tiempo, a menudo el feto desciende más rápido, bastando dos o tres empujes. El sumergirse en el agua en la segunda fase del periodo de dilatación trae consigo una sensación de bienestar y relax, esta forma de nacimiento suaviza el dolor y ayuda a una dilatación completa antes de parir, el agua actúa como analgesia ayudando a disminuir con esto el uso de algunos fármacos. La ingravidez y la libre movilización dentro de la pileta evitan en la madre el efecto Poseiro (compresión del útero sobre la vena en decúbito dorsal). Otro punto muy beneficioso es el ablandamiento del cuello del útero, musculo de vagina y periné lo que hace innecesaria la episiotomía

El descenso fetal en este tipo de parto es mucho más fácil y suave para él, por lo demás el ritmo cardíaco y la llegada de oxigeno se verán mucho menos alterados que en un parto en cama, la presencia del agua puede evitar torcer los hombres del bebe, el medio acuático llevara a que la llegada del feto sea mucho más cómoda debido al parecido con el ambiente de la matriz o vida intrauterina y de esta forma evitar la producción de trauma por el nacimiento, por otra parte el nacimiento en agua permite que el recién nacido este mucho más calmado, sereno, menos irritable y con mejor desarrollo de la fuerza muscular, estos beneficios en conjunto pueden disminuir la incidencia de enfermedades relacionadas con situaciones de estrés y disminución de defensas en los primeros años, cabe destacar que por este medio el apego entre madre y feto es muy beneficioso debido al contacto inmediato, promoviendo también una buena lactancia.

Todo lo que debes saber sobre el parto en el agua

Un parto en el agua es el proceso de dando a luz en un baño de agua tibio. Algunas mujeres optan para el parto en el agua y salir para el nacimiento. Otras mujeres deciden permanecer en el agua durante el nacimiento también. La teoría detrás de parto en el agua es porque el bebé ya ha estado en el saco de líquido amniótico durante nueve meses, el parto en un ambiente similar es más suave para el bebé y menos estresante para la madre. Las comadronas, centros de nacimiento, y un numero creciendo de los obstétricos creen que reduciendo el estrés del parto y el nacimiento reducirá complicaciones fetales. Un parto en el agua debe siempre ocurrir bajo la supervisión de un proveedor de atención calificado.

Para muchas mujeres el contacto con el agua es relajante y disminuye las tensiones del trabajo de parto. Es una de las alternativas de parto que más interés está despertando en las mujeres embarazadas por su sencillez. Según aseguran las mujeres que lo defienden, dar a luz en el agua y nacer bajo el agua tiene múltiples ventajas tanto para la futura mamá como para el bebé, ya que ahorra tiempo, dolor y traumas innecesarios.

Deberás estar a término y que no te hayan diagnosticado alguna complicación que pueda comprometer el parto natural (placenta previa, bebé de bajo peso, posición fetal inadecuada…).

Sin embargo, su uso sí está indicado en mujeres que hayan tenido antes partos prolongados y en primerizas maduras, en las que se prevé una dilatación larga. Esto es todo lo que debes saber sobre el parto en el agua, pero consulta antes con especialistas y elige la situación que más te favorezca. Recuerda que cada caso es distinto.

Noticias relacionadas
load