barra head

Ejercicios para la fertilidad: fortalecer abdomen y espalda

Ejercicios para la fertilidad: fortalecer abdomen y espalda

Si llevas un tiempo planeando quedarte embarazada, no te pierdas este artículo en el que te contamos cómo fortalecer el abdomen y la espalda. Unos ejercicios esenciales para favorecer la fertilidad y preparar tu cuerpo para ese embarazo tan deseado. Toma nota.

Fortalecer los abdominales va a prevenir los problemas de espalda cuando debas cargar con más peso, van a ayudarte a empujar durante el parto y te van a ayudar a tener una recuperación más rápida. Debes tener en cuenta cuando vayas a realizar estos ejercicios para la fertilidad que no es recomendable que fuerces el cuello o las manos ya que puedes provocarte alguna lesión.

Abdominales rectos

Colócate boca arriba con la espalda recta apoyada sobre una superficie blanda como una colchoneta. Apoya los talones en un banco o silla. Las piernas deben estar flexionadas en ángulo recto. Mantenlas inmóviles, coloca ambos manos en la nuca y con los codos abiertos sin cerrarlos en ningún momento, eleva el tronco y vuelve a bajar. Sube y baja suavemente 10 veces, toma un descanso de 30 segundos y vuelve a realizar otra serie de 10, así hasta que hagas en total 3 repeticiones. También depende de lo acostumbrada que estés a realizar este tipo de ejercicios. Si habitualmente realizas abdominales puedes intentarlo con tres series de 20, incluso 40. Ten en cuenta además que al bajar debes aspirar y al subir exhalar.

Abdominales oblicuos

Con la misma posición que en los abdominales rectos, sube el torso, pero en lugar de hacerlo de frente, intenta tocar con tu codo derecho la rodilla izquierda. Baja el torso, vuelve a la posición inicial y sube de nuevo intercambiando esta vez el codo y la rodilla. Puedes empezar con 10 repeticiones y descansando 30 segundos entre una y otra y, después, intentarlo con 20 0 25.

Sobre la posición de las manos a la hora de practicar estos ejercicios para la fertilidad existen diferentes teorías. Lo mejor es que las coloques donde tú te sientas más cómoda, siempre sin forzar el cuello.

Noticias relacionadas