barra head

Infertilidad secundaria: Lo que necesitas saber

Infertilidad secundaria: Lo que necesitas saber

Probablemente conozca o sea la pareja que concibió fácilmente con el primer bebé.

Ya sabes, la mujer que dejó de usar anticonceptivos y estaba literalmente embarazada al mes siguiente. Tal vez por eso te cuesta creer que esta misma pareja pueda luchar durante meses y, tal vez incluso años tratando de quedar embarazada de su segundo hijo.

Aunque ha aumentado la atención de la prensa en torno a la infertilidad debido a las celebridades y figuras públicas que discuten sus propios desafíos, todavía hay estigmas, vergüenza y tristeza en torno al tema. Y a pesar de la creciente atención al tema de la infertilidad, todavía no hay muchas mujeres que elijan discutir su incapacidad para quedar embarazadas con un segundo hijo.

La infertilidad secundaria es tan real como la primaria y conlleva la misma carga mental y física para las parejas que esperan hacer crecer a sus familias.

¿Por qué las mujeres no quieren compartir sus luchas con la infertilidad secundaria?

Creo que parte de ello tiene que ver con sentirse culpable o avergonzado. Las mujeres que tienen un hijo y luchan por concebir otro pueden sentir que deben considerarse afortunadas por tener un hijo, especialmente cuando hay tantas parejas que luchan por concebir su primer hijo. Pero quiero hacerme eco de lo que otros ya han dicho, no deben sentirse culpables o avergonzadas por estar tristes, enojadas o frustradas por luchar para concebir más hijos.

La infertilidad secundaria es tan real como la primaria y conlleva la misma carga mental y física para las parejas que esperan hacer crecer a sus familias.

El diagnóstico puede ser especialmente frustrante para una pareja que previamente no tuvo problemas para concebir su primer hijo.

¿Qué es la infertilidad secundaria, cuáles son algunas causas y cuándo es el momento de consultar a un especialista en fertilidad?

La infertilidad primaria se define como la incapacidad de concebir un hijo después de 12 meses de relaciones sexuales en el momento adecuado. La infertilidad secundaria es la misma definición, excepto que ocurre en mujeres que han tenido un nacimiento vivo con éxito en el pasado.

El diagnóstico puede ser especialmente frustrante para una pareja que previamente no tuvo problemas para concebir su primer hijo. Pero, como me gusta decir, la infertilidad no discrimina. No importa si has tenido un hijo anterior sin dificultad, si estás sano o si haces ejercicio diariamente. No importa cuál sea tu origen étnico, religión o situación socioeconómica. La infertilidad puede afectar a cualquiera.

¿Cuáles son algunas de las causas de la infertilidad secundaria?

Una causa importante de la infertilidad secundaria es la edad de la mujer. Sabemos que la edad de la mujer es el principal factor de predicción que puede afectar a la posibilidad de concebir de una mujer. Como mujeres, nacemos con todos los óvulos que tendremos, aproximadamente 1-2 millones al nacer.

Cuando llegamos a la pubertad tenemos aproximadamente 300.000 óvulos restantes en nuestros ovarios y cada mes ese número disminuye a medida que un nuevo grupo de folículos (con un óvulo microscópico en su interior) es reclutado para el siguiente ciclo. Esto continúa mensualmente hasta que no tenemos óvulos restantes y pasamos por la menopausia.

Esto significa que sabemos que a medida que la mujer envejece, la cantidad de óvulos restantes disminuirá, lentamente al principio comenzando alrededor de los 35 años y luego más rápido entre los 30 y 40 años. Al mismo tiempo, la calidad de los óvulos restantes también comienza a disminuir y es por eso que se ven más abortos espontáneos en mujeres mayores de 40 años.

Por lo tanto, cuando una mujer que quedó embarazada fácilmente entre los primeros y mediados de los 30 años lleva un bebé a término y luego decide que quiere otro bebé un par de años más tarde, los pocos años que han pasado podrían tener un impacto en sus posibilidades de quedar embarazada fácilmente. Aunque, desde el punto de vista de la salud, puede estar exactamente en la misma condición que antes, es probable que la calidad y la cantidad de sus óvulos ya se hayan visto afectadas en cierta medida.

Otras causas de infertilidad secundaria son similares a las de la infertilidad primaria e incluyen:

  • Síndrome de ovario poliquístico (SOP) u otros trastornos ovulatorios
  • Anomalías uterinas como fibromas, pólipos o defectos anatómicos
  • Bloqueo de la trompa de Falopio
  • Desequilibrios hormonales
  • Endometriosis

Si se le practicó una cesárea o alguna cirugía abdominal o pélvica desde la última vez que concibió, es posible que haya desarrollado tejido cicatrizante que cause una distorsión de la anatomía pélvica normal y posiblemente un bloqueo de las trompas de Falopio.

Además, si ha ganado o perdido una cantidad significativa de peso desde su último embarazo, puede tener dificultades para volver a concebir.

¿Cuándo debería ver a un especialista en fertilidad?

Se recomienda consultar a un especialista en fertilidad después de haber intentado concebir durante más de 12 meses si tiene menos de 35 años o después de 6 meses si tiene más de 35 años.

Si tiene una enfermedad conocida que puede impedirle concebir de forma natural (como las mencionadas anteriormente), puede ser necesario que solicite una consulta cuanto antes.

No esperes a buscar la atención de un experto.

No te avergüences de necesitar ayuda para concebir otro hijo.

Creo que las mujeres necesitan saber que cada embarazo y cada parto es una entidad separada y que el hecho de que las cosas hayan ido por un lado no significa que vayan a ser iguales la próxima vez.

Tenemos que seguir creando conciencia de que se trata de un diagnóstico médico real que puede requerir tratamiento médico y que no hay vergüenza o culpa que deba asociarse con la infertilidad secundaria.

¿Qué se puede hacer para tratar la infertilidad secundaria?

Las opciones de tratamiento de la infertilidad secundaria son básicamente las mismas que las de la infertilidad primaria.

Existen opciones de medicamentos orales combinados con inseminaciones intrauterinas (IIU) en las que el médico puede inyectar una muestra de esperma de la pareja o del donante directamente en el útero. También existe la fertilización in vitro (FIV), una forma más agresiva de tratamiento que consiste en estimular los ovarios de una mujer para que produzcan muchos óvulos, recuperar esos óvulos y fertilizarlos con espermatozoides en el laboratorio de embriología y posteriormente transferir un embrión a la mujer.

El mejor tratamiento para una pareja dependerá de varios factores, incluyendo la edad de la mujer, su reserva ovárica, el análisis de semen de la pareja y cualquier causa conocida de infertilidad.

Lea: 9 desafíos únicos de la infertilidad secundaria

Ninguna pareja debería tener que luchar sola contra la infertilidad secundaria y tenemos que seguir creando conciencia de que se trata de un diagnóstico médico real que puede requerir tratamiento médico y que no hay vergüenza o culpa que deba asociarse con la infertilidad secundaria.

Cuando nos armamos con el conocimiento sobre nuestra salud, tenemos el poder de tomar decisiones informadas al respecto.

La infertilidad secundaria es real, es desgarradora y es hora de arrojar luz sobre el diagnóstico.

Noticias relacionadas