barra head

Todo lo que nadie te ha dicho de tu cuerpo tras el parto

CH-CH-CH-CHANGES

Todo lo que nadie te ha dicho de tu cuerpo tras el parto

Todo lo que nadie te ha dicho de tu cuerpo tras el parto. Tu cuerpo es diferente durante el embarazo, pero ¿qué pasa después del nacimiento? Algunas mamás se han sincerado acerca de los cambios corporales posparto que han experimentado.

Por supuesto, como una futura mamá primeriza, las ideas sobre el cuerpo post-bebé fueron serán ingenuas, pero también llegan impulsadas por la total falta de comunicación abierta sobre el tema de lo que realmente se ve (y se siente) como un cuerpo postparto.

Aquí hay una serie de cambios que puedes o no esperar encontrar con tu cuerpo de posparto (porque, por supuesto, cada embarazo y recuperación es diferente), compilados a partir de la multitud de medios de comunicación social entre cientos de mamás ansiosas por sacar a la luz estas nociones de silencio.

1. Tus abdominales ya no serán los mismos (si es que los tenías)

En resumen, es la separación de los músculos abdominales, lo que a menudo da como resultado la aparición de lo que se conoce como "barriga de momia" o flacidez. Aunque algunos programas de acondicionamiento físico afirman poder ayudar, muchos profesionales médicos dicen que solo se puede solucionar mediante cirugía. Así que acostúmbrate (o mentalízate).

2. Tu cabello puede que tampoco vuelva a ser el mismo

Además del volumen de tu cabello, también están los cambios de textura. La textura y el grosor serán completamente diferentes y también parece que empezarán a verse las canas justo después de dar a luz.

3. Tu vejiga podría desarrollar una mente propia

Después del embarazo, muchas mamás descubren que todos los resultados de estiramiento se dan en lo que se conoce como "incontinencia por estrés", o soltar un poco de orina cuando corres, hacer saltos, estornudar, reír.

4. La cicatriz de la cesárea podría ser tu nueva obsesión

Aunque no lo verás como tal, la cicatriz de tu cesárea es prácticamente una insignia de honor. Y de todos modos, es tan baja que nunca se ve la luz del día. No te alteres si permanece de un color algo más fuerte durante tiempo. O si sientes raros dolores del tipo miembro fantasma o picazón.

Todo lo que nadie te ha dicho de tu cuerpo tras el parto

5. Tu body-art puede deteriorarse

¿Recuerdas cuando te hiciste ese piercing tan chulo en el ombligo? ¿O aquel tatuaje alrededor de la región abdominal inferior cuando viajaste con tus mejores amigas? Sí, tu cuerpo se veía muy diferente entonces, eh, y también el adorno que elegiste.

La piel del piercing podría “descomponerse”, y en cuanto a la tinta, una madre tatuada afirma: "Ese tatuaje que tienes justo encima de la línea de tu bikini, nunca volverá a verse igual”.

6. Big Foot

... al menos en comparación con su tamaño anterior, y al menos temporalmente, si no de forma permanente. Más de una madre encuestada afirmó que sus pies crecieron durante el embarazo, conservaron ese tamaño nuevo y dieron como resultado la necesidad de deshacerse de todos esos lindos zapatos para antes del embarazo. Y eso puede ser costoso y frustrante.

7. El desgarro es una opción

En medio del alegre juego de medir la cintura y los arreglos florales femeninos, pocas mamás se sientan a hablar sobre las lesiones en el parto. Pero, lamentablemente, el desgarro vaginal es algo muy real para muchas mujeres.

8. Tus períodos pueden cambiar

Si pensabas que conocías los ritmos mensuales naturales de tu cuerpo, es posible que tengas que volver a pensar después del bebé. Es posible que debas cambiar tu método de higiene.

Si ya habías empezado a preocuparte por los cambios, es posible que estés al corriente de los mismos, pero no está de más saber qué partes pueden afectarte más. Otra cosa te voy a decir: no te vuelvas muy loca, no tendrás tiempo de cambiar nada.

Noticias relacionadas