¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks?

NO CONFUNDIR CON LAS REALES

Qué son las contracciones Braxton Hicks

¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks? A medida que cualquier madre se vaya adentrando en su embarazo, estará atenta a cualquier signo o síntoma fuera de lo común. El parto generalmente no progresa hasta alrededor de la semana 40, pero, por supuesto, esto varía mucho de una mujer a otra, especialmente teniendo en cuenta los diferentes factores de cada mujer y cada embarazo. Las contracciones de Braxton Hicks, sin embargo, pueden comenzar pronto, tanto como en el segundo trimestre, y en muchas ocasiones es un momento que lleva a las mujeres a preguntarse si este tipo de contracciones son algo de lo que deberían preocuparse o no.

Las contracciones de Braxton Hicks pueden comenzar en el segundo trimestre. Sin embargo, se experimentan más comúnmente en el tercer trimestre. Cuando esto sucede, los músculos del útero se contraen durante aproximadamente 30 / 60 segundos, y en ocasiones hasta dos minutos. Las contracciones de Braxton Hicks también se conocen como "contracciones de práctica" porque son una preparación para el evento real y permiten la oportunidad de practicar los ejercicios de respiración que se enseñan en las clases de parto.

Algunas mujeres experimentarán las contracciones Braxton Hicks mucho antes que otras, y puede ser estresante tratar de diferenciar entre Braxton Hicks y las contracciones regulares. Esto es especialmente habitual y delicado en madres primerizas. Afortunadamente, hay maneras de distinguir unas de otras. El término se originó en 1872 cuando un médico inglés llamado John Braxton Hicks describió las contracciones que ocurren antes del parto real.

Imagínate pensando constantemente: "Esto debe ser una contracción", solo para descubrir que estabas equivocada. Los médicos y las mujeres embarazadas tienen que agradecer al Dr. Hicks por eliminar la confusión. La siguiente información debería ser útil para determinar la diferencia entre un parto verdadero y las contracciones de Braxton Hicks.

Las contracciones de Braxton Hicks se describen como:

De intensidad irregular

Infrecuente

Impredecible

No rítmico

Más incómodo que doloroso (aunque para algunas mujeres, las contracciones de Braxton Hicks puede sentirse doloroso)

No aumentan en intensidad o frecuencia.

Se reducen y luego desaparecen por completo.

Si sus contracciones se van aliviando de paulatinamente, lo más probable es que sean Braxton Hicks.

Qué son las contracciones de Braxton Hicks

¿Qué causa las contracciones de Braxton Hicks?

Hay posibles causas de estas contracciones. Algunos médicos y matronas creen que desempeñan un papel importante en la tonificación del músculo uterino y en la promoción del flujo de sangre a la placenta. No se cree que desempeñen un papel en la dilatación del cuello uterino, pero podrían tener algún impacto en el reblandecimiento del cuello uterino.

Sin embargo, a medida que las contracciones de Braxton Hicks se intensifican más cerca del momento del parto, las contracciones suelen denominarse contracciones de falso parto. Cuando esto ocurre, puede ayudar a la dilatación y al proceso de eliminación.

 

¿Qué desencadena las contracciones de Braxton Hicks?

Los siguientes puntos son desencadenantes habituales de las contracciones de Braxton Hicks:

Cuando la madre o el bebé son muy activos.

Si alguien toca el vientre de la madre.

Cuando la vejiga esta llena.

Despues del sexo.

Deshidración.

¿Qué puedo hacer para aliviar las contracciones de Braxton Hicks?

Puedes empezar por cambiar de posiciones y posturas. Puedes acostarte si has estado de pie o salir a caminar si has estado sentada o acostada.

Toma un baño caliente durante unos 30 minutos más o menos.

Debido a que las contracciones pueden ser provocadas por la deshidratación, bebe un par de vasos de agua.

Toma una taza caliente de leche.

Si ninguno de estos pasos funciona, intenta ponerte en contacto con tu médico.

Sí, como ves nuestro mundo pre-natal está lleno de falsos indicadores, alarmas y momentos de indecisión, pero como decimos siempre, la solución empieza por respirar profundamente y pensar qué nos traeremos entre manos.

Noticias relacionadas