Los dientes de leche y el origen del autismo

INVESTIGANDO DESDE EL PRINCIPIO

Los dientes de leche y el origen del autismo

Los dientes de leche y el origen del autismo. Un examen detallado de los dientes de leche le da una nueva perspectiva de las raíces del autismo y las formas de detectarlo en una etapa temprana.

La investigación sugiere que la forma en que los bebés metabolizan dos nutrientes, el zinc y el cobre, puede predecir quién desarrollará la enfermedad.

"Hemos identificado ciclos en el metabolismo de los nutrientes que son aparentemente críticos para el desarrollo neurológico saludable y están desregulados en el trastorno del espectro autista", afirma Paul Curtin, uno de los autores principales del estudio.

Su equipo también ha "desarrollado algoritmos que pueden predecir si un niño desarrollará autismo o no, según las medidas derivadas de estos ciclos metabólicos", dijo Curtin. Es profesor asistente de medicina ambiental en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Para el estudio, Curtin y sus colegas utilizaron los dientes de leche para reconstruir las exposiciones fetales e infantiles a nutrientes y elementos tóxicos, tanto en niños con autismo como en aquellos sin el trastorno.

A medida que los niños se desarrollan en el útero y durante la primera infancia, se forma una nueva capa de dientes cada día, explicaron los investigadores. A medida que se forma cada uno de estos "anillos de crecimiento", contienen una huella de muchos productos químicos que circulan en el cuerpo, lo que proporciona un registro de la exposición.

Usando láser, los investigadores tomaron muestras de estas capas y pudieron reconstruir exposiciones pasadas en un proceso similar al uso de anillos de crecimiento en un árbol para determinar el historial de crecimiento del árbol.

Para determinar los efectos del metabolismo anormal del zinc y el cobre en el desarrollo del autismo, el equipo de Curtin se centró en los dientes de leche recolectados de gemelos suecos.

Al comparar a los niños con autismo con sus hermanos de desarrollo típico, los investigadores encontraron diferencias significativas en los niveles de cobre y zinc en los dientes.

Los dientes de leche y el origen del autismo

"Estas 'firmas bioquímicas' existen prenatalmente y al nacer, lo que abre la posibilidad de desarrollar una prueba de diagnóstico que podría administrarse en la vida postnatal temprana, años antes de que sean posibles las pruebas diagnósticas basadas en la clínica", dijo Curtin.

Para estar seguros de sus hallazgos, los investigadores replicaron los hallazgos en otros tres grupos, incluidos hermanos no gemelos en Nueva York y dos grupos de niños no relacionados de Texas y el Reino Unido.

Este estudio es el primero en encontrar un marcador que pueda predecir el riesgo de autismo con el 90 por ciento de precisión, dijo el equipo de investigación, y puede señalar una posible nueva forma de diagnosticar el autismo.

Un experto en autismo dijo que los hallazgos eran intrigantes, pero aún en las primeras etapas.

"Desafortunadamente, no hay implicaciones clínicas inmediatas de esta investigación para la identificación temprana del trastorno del espectro autista ni su tratamiento", dijo el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y del comportamiento en Cohen Children's Medical Center en New Hyde Park, Nueva York.

Adesman dijo que hay un gran obstáculo en la prueba dental que se usa para el diagnóstico temprano.

Los "análisis en sí mismos se realizaron después de que los niños en edad escolar se deshicieran de estos dientes", anotó. "Esto significa que estos tipos de análisis dentales, incluso si los hallazgos se replican, no permitirán que los médicos realmente predigan el autismo, ya que el diagnóstico es clínicamente evidente cuando los niños comienzan a perder sus dientes de leche".

Pero eso no significa que las nuevas perspectivas sean un punto muerto de diagnóstico, dijo Adesman.

"Pueden llevar a otros estudios que ayuden a identificar un marcador prenatal que corresponda a los hallazgos dentales informados por estos investigadores, y que permitan un diagnóstico más temprano", dijo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., A 1 de cada 68 niños en los Estados Unidos se le diagnostica un trastorno del espectro autista.

Los investigadores dijeron que también planean usar dientes de leche para estudiar la asociación de los ciclos del metabolismo cerebral con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y otras afecciones.

Noticias relacionadas
load