¿Las atletas comprometen su fertilidad?

MARATÓN POR LA FERTILIDAD

¿Las atletas comprometen su fertilidad?

¿Las atletas comprometen su fertilidad? A las atletas femeninas a menudo les gustan los retos desafiantes, pero su entrenamiento intenso cambia el físico y el metabolismo, pudiendo reducir así su capacidad de concebir.

La infertilidad puede tener muchas causas, tanto médicas como relacionadas con el estilo de vida. Los factores de riesgo conocidos incluyen fumar, el estrés y el alcohol. Ser extremadamente bajo o el sobrepeso también puede desempeñar un papel.

Sin embargo, se sabe que las mujeres deportistas de élite tienen más problemas de fertilidad que otras mujeres. Pero, ¿la actividad física extrema también desempeña un papel en la fertilidad entre otras mujeres? Los investigadores de NTNU examinaron precisamente esta pregunta en un estudio que involucró a casi 3,000 mujeres. Descubrieron que el ejercicio físico excesivamente frecuente y difícil parece reducir la fertilidad de una mujer joven. Pero la disminución de la fertilidad probablemente dura solo mientras dura el entrenamiento.

Según los expertos en fertilidad, alrededor del 18% de las mujeres que tratan con infertilidad son atletas. Las corredoras, bailarinas de ballet, gimnastas y nadadoras generalmente se “mueren de hambre” y terminan con poca grasa corporal. Nuestro cuerpo necesita un 22% de grasa corporal para ovular y poder llegar a un embarazo. Alrededor del 50% de las bailarinas de ballet no tienen sus períodos según algunos estudios internacionales. Es un problema común en corredores de larga distancia y bailarines profesionales también. Pero cualquier aficionado al ejercicio que haga ejercicio en exceso podría experimentar una fertilidad reducida por las mismas razones.

¿Las atletas comprometen su fertilidad?

Las mujeres involucradas en el deporte de alta competición reducen sus posibilidades de quedar embarazadas o reducen su tasa de fertilidad, ya que son más propensas a tener trastornos menstruales, lo que provoca una desaceleración de la tasa de embarazo. Las menstruaciones faltantes o irregulares significan que el cuerpo no puede producir óvulos debido a la falta de suministro de estrógeno.

Las mujeres atletas o el cuerpo de cualquier deportista se encuentra sometido a un fuerte estrés físico, especialmente cuando no comen para compensar la energía que están gastando. El cuerpo entra en modo de inanición y el cerebro se da cuenta de que no es un buen momento para quedar embarazada, por lo que el cuerpo y las hormonas reproductivas entran en una especie de modo de apagado. La falta de estrógeno en el cuerpo puede tener consecuencias a largo plazo para la salud, como la osteoporosis y, a veces, también un ataque al corazón. Pero hay formas de mantener un balance equilibrado.

Mantener un registro de las menstruaciones: comienza a anotar el cambio en el tiempo entre tus períodos y si coincide con tu programa de entrenamiento. Los períodos deben venir en un promedio de 28-30 días y también pueden oscilar entre 21 y 35 días. Si los días son más cortos o más largos, es posible que no estés ovulando correctamente.

La amenorrea es la ausencia de períodos menstruales. Se piensa que las mujeres que son atletas de élite o que hacen mucho ejercicio con regularidad corren el riesgo de desarrollar amenorrea atlética.

Las menstruaciones irregulares pueden ser un indicio de infertilidad: el monitoreo de la ovulación asegura que el reloj biológico del cuerpo funciona bien y como debería. Si no, haz que revisen tus niveles de hormonas luteinizantes (LH). Manten un consumo diario de calorías: tu dieta debe tener niveles adecuados de grasas y proteínas.

La ingesta de fibra debe estar dentro de los límites recomendados ya que grandes cantidades pueden interferir con la ovulación. Según la recomendación, una atleta mujer que pesa entre 50 y 60 kg debe tener al menos 20-25% de grasa corporal y su ingesta diaria de calorías debe ser de 1.900 a 2.000 calorías.

Noticias relacionadas
load