barra head

La popularidad de la FIV en Dinamarca

LÍDER MUNDIAL

La popularidad de la FIV en Dinamarca

La popularidad de la FIV en Dinamarca. A pesar de intentos anteriores para limitar el acceso al tratamiento, Dinamarca tiene ahora la mayor proporción de bebés nacidos a través de la tecnología de reproducción asistida (ART) en el mundo.

Si visitas cualquier parque en Dinamarca es probable que muchos de los niños que juegan allí hayan nacido con FIV o con esperma de donante. Dinamarca es líder mundial en el uso de ART para construir familias: aproximadamente el 10% de todos los nacimientos involucran tales técnicas.

Todo el mundo en Dinamarca conoce a alguien que ha pasado por un tratamiento FIV y hablar de ello no es un tabú: las conversaciones en las puertas de las escuelas o incluso la iglesia a menudo giran en torno a los orígenes de los niños.

Dinamarca se ha reproducido como un cierto tipo de nación especial. El estado que lo financia, la gente que lo usa, los profesionales médicos que ejercen presión sobre él, la reproducción se ha convertido en un proyecto nacional más que en un proyecto individual.

Pero no todo es tan bonito como lo pintan.  No se publican los criterios detallados, pero solo se aprueban las personas que se consideran "padres aptos". Las mujeres mayores de 40 años no reciben tratamiento financiado por el estado y las personas mayores de 45 años también tienen prohibido el acceso privado a la FIV.

Durante los años 80 y 90, la FIV y otras tecnologías reproductivas no estaban reguladas en Dinamarca. Los médicos decidieron quién debía recibir tratamiento, inicialmente solo ofrecía a las parejas heterosexuales la oportunidad de concebir.

Sin embargo, las clínicas privadas eran libres de tratar a cualquier persona, y todo era posible: la subrogación (ahora prohibida en Dinamarca), la FIV con esperma de donante y el acceso para las mujeres lesbianas.

La popularidad de la FIV en Dinamarca

La FIV se volvió polémica. Las feministas radicales se quejaron de que significaba que los hombres con formación médica estaban mercantilizando los cuerpos de las mujeres, mientras que las conservadoras sociales también se oponían a la tecnología.

Pero en 1997 el gobierno aprobó la Ley de Fertilización Artificial. Las mujeres solteras y las lesbianas, que durante años habían podido pagar la fecundación in vitro y la inseminación de los donantes, ahora estaban excluidas.

La nueva legislación provocó una lucha por la igualdad de acceso

Dinamarca es uno de los países más permisivos del mundo en términos de quién puede obtener la FIV y las décadas de debate han moldeado a la sociedad danesa en una en la que la mayoría de las personas apoyan la posición del gobierno.

La industria de la fertilidad es ahora una de las exportaciones más exitosas de Dinamarca y el país es también el hogar del mayor banco de esperma del mundo, Cryos International, que trata con clientes de todo el mundo.

El aumento de madres solteras es el resultado de una evolución sociológica. Vemos en Dinamarca una ética individualista de autorrealización. Es lo mismo que la alta tasa de divorcio. Es el mismo tipo de cultura que cultiva ambas cosas.

Un número creciente de mujeres solteras danesas están teniendo bebés con esperma de donante. La proporción de bebés nacidos en Dinamarca gracias a la tecnología reproductiva está aumentando constantemente.

Y mientras la tasa de fertilidad de Dinamarca se mantenga baja, es probable que el gobierno siga apoyando el tratamiento que ayuda a la población a crecer.

Mucho tenemos que aprender de algunos de los países que nos rodean, donde sus sistemas de salud púlbica (y también privada, otro día hablamos de los sistemas, tratamientos y tipo de cobertura de un país como Bélgica, que a simple vista puede parecer estar anclado en el pasado) permiten este tipo de facilidades.

Noticias relacionadas