El parto inoportuno, la rancia costumbre del cine que nunca cambia

STOP PARTOS MAL

El parto inoportuno, la rancia costumbre del cine que nunca cambia

El parto inoportuno, la rancia costumbre del cine que nunca cambia. Si estás embarazada, Roma no es la película que necesitas ver. El aburrido tópico del embarazo en el cine. Algunas cosas nunca cambian. El agua moja. El cielo es azul. Si hay una mujer embarazada en una película, ella entrará en parto en el peor momento posible.

Realmente deberíamos saber que ese estigma no siempre es así. Pero este cliché sigue creciendo como un virus incluso en los guiones más aclamados. El último delincuente es el prestigioso y aclamado Alfonso Cuarón, que con su película Roma, alabada por el mundo, da donde más duele y lo hace desde la mayor falta de rigor y tacto imaginable. Por supuesto, todo esto tiene un objetivo: ganar un Oscar con una película destinada a la televisión.

Pero el parto inoportuno también se usa como punto culminante en Un lugar tranquilo o en El cuento de la criada.

Hollywood ha luchado durante mucho tiempo para lograr un embarazo correcto, desde géiseres con sacos amnióticos hasta escenas de parto terriblemente divertidas y recién nacidos inquietantemente irreales. Para ser justos, el embarazo y el parto realistas no siempre son lo que te apetece. Sin embargo, lo que más se discute es cuando un guión marca su narrativa sobre una mujer que está de parto en el peor momento, por ejemplo, cuando está atrapada en el fondo de una cueva que se está llenando rápidamente de agua. O rodeada de monstruos. O en una película de Alfonso Cuarón.

Probablemente no se diga, pero no es así como suele funcionar en la vida real. Su bolsa se puede romper mientras estád durmiendo, orinando o caminando o haciendo cualquier cantidad de otras cosas totalmente mundanas. "Excepto en raras circunstancias", dijo Mary P. Abernathy, doctora en medicina materno-fetal de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, estas escenas de películas no tienen relación con la forma en que funcionan estos mecanismos en la vida real. Es pura magia de Hollywood. " La rotura de aguas de una mujer "no está causada por el estrés o el miedo. De lo contrario, las mujeres que quieran entrar en parto podrían ver películas de terror y comenzar a parir"

El parto inoportuno, la rancia costumbre del cine que nunca cambia

Pero dejemos de lado las cuestiones del realismo. Hay un problema mayor aquí: usar el embarazo de una mujer como el clímax narrativo de una película es rancio, está desgastado y vive al límite de ser sexista. En el caso de Roma, también clasista.

Las mujeres en la literatura han en partos incómodos desde los tiempos bíblicos, cuando la esposa no nombrada de Phinehas dio a luz de forma abrupta después de escuchar que su esposo y su suegro estaban muertos. Más recientemente, el cliché se ha convertido en un elemento básico de las comedias románticas, cuando se rompe el agua de una mujer para reírse. En la cuarta temporada de Sexo en Nueva York, por ejemplo.

En Roma, una mujer rompe aguas cuando en un momento difícil de creer. En  Un lugar tranquilo, cuando la familia de la mujer está pesando en medio de una invasión de monstruos. Incluso en El cuento de la criada, cuando Jane intenta escapar con nueve meses de embarazo, solo entra en parto mientras está siendo vigilada por, de todas las cosas posibles, un lobo. 

La biología no se adhiere a un horario conveniente, en la ficción o en la vida. No hay un buen momento para comenzar el parto, especialmente si vive en una distopía. Pero si bien los nacimientos pueden ser peligrosos en las historias, la película anterior de Cuarón, Hijos de los hombres, tiene sabe mantener el control sobre el tema gracias al sentido de la propia historia. Los guionistas, a pesar de todo, deberían resistir al deus ex utero, hay muchas otras formas de hacer que una escena sea emocionante y valga la pena que confiar en la gastada coincidencia del parto.

 

Noticias relacionadas