barra head

Juegos preliminares, el mejor remedio para mejorar la fertilidad

Juegos preliminares, el mejor remedio para mejorar la fertilidad

Probablemente hayas escuchado alguna vez que existen determinadas posturas que favorecen la concepción. Aunque no existe ningún estudio que demuestre esta afirmación, sí es cierto que unos buenos juegos preliminares y una vida sexual satisfactoria son el mejor remedio para mejorar la fertilidad.

¿Qué entendemos por vida sexual satisfactoria?

Cuando se practica el sexo de forma espontánea, plena y placentera y se disfruta a través del deseo, la pasión y el amor las hormonas de la sexualidad y, por lo tanto, de la fertilidad, se ponen en marcha. Nuestra sexualidad se traduce en lo que conocemos como las hormonas de la sexualidad. Cuando practicamos el sexo, se estimula directamente al hipotálamo, responsable de segregar las hormonas que inducen a la producción de las hormonas sexuales que actúan sobre el ovario para que se lleve a cabo la ovulación y sobre los testículos para formar el esperma.

Cuando se tiene una vida sexual satisfactoria en la que hay deseo, amor y excitación, las mujeres producen más flujo vaginal, por lo tanto, los espermatozoides tienen mayor facilidad para llegar hasta el útero. El orgasmo de la mujer también hace que se produzcan contracciones uterinas y que el esperma llegue antes hasta las trompas de falopio. En el caso de los hombres, aquellos que han disfrutado de los juegos preliminares como las caricias, los besos o el sexo oral antes del coito, producen mayor número de espermatozoides y la calidad del esperma también es mayor.

Recuerda que lo único importante, sobre todo si estás buscando un bebé, es no obsesionarte con el tema, hacer el amor siempre que lo desees y olvidarte por completo de tus días fértiles. Cuando se desea realmente practicar sexo con tu pareja disfrutar de los juegos preliminares y del acto sexual en sí, es el remedio perfecto para mejorar la fertilidad y aumentar las posibilidades de quedar embaraza.

Noticias relacionadas