El 20 por ciento de las embarazadas australianas no se somete a controles de salud mental

El 20 por ciento de las embarazadas australianas no se somete a controles de salud mentalUna quinta parte de las mujeres australianas sigue sin recibir controles de salud mental tanto antes como después del nacimiento de su bebé, según una investigación reciente.

Aunque el acceso a los exámenes de salud mental perinatal recomendados se ha triplicado con creces desde el año 2000, gracias en gran medida a la inversión gubernamental en salud mental perinatal, nuestras encuestas muestran que aún queda camino por recorrer para que todas las madres reciban los exámenes de salud mental necesarios.

La salud mental en el embarazo es muy importante

Los problemas de salud mental son una de las complicaciones más comunes del embarazo. Hasta el 20 por ciento de las mujeres declaran sufrir ansiedad o depresión durante el embarazo o en el primer año tras el nacimiento del bebé.

La ansiedad y la depresión maternas están asociadas a problemas como el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer. También pueden repercutir en el desarrollo del niño a través de sus efectos en las prácticas de crianza y en el deterioro del vínculo afectivo.

En 2019, el coste de la depresión y la ansiedad perinatales se estimó en 877 millones de dólares australianos.

El 20 por ciento de las embarazadas australianas no se somete a controles de salud mental

Australia ha invertido mucho en el cribado de la salud mental perinatal. Entre 2001 y 2005, el Programa Nacional de Depresión Postnatal de BeyondBlue examinó a 52.000 mujeres y llegó a 200.000 familias.

A esto le siguió, en 2008, el Plan de Acción Nacional para la Salud Mental Perinatal y la Iniciativa Nacional para la Depresión Perinatal en 2008-13, que apoyó el cribado universal y la atención de seguimiento, la formación del personal y los programas de concienciación sobre la salud mental en la comunidad.

Las directrices nacionales de práctica clínica sobre la atención de la salud mental perinatal se introdujeron en 2011 y se actualizaron en 2017. En 2019, el gobierno federal comprometió 36 millones de dólares australianos para apoyar la salud emocional y el bienestar de las mujeres y las familias australianas.

¿Ha funcionado el cribado de salud mental perinatal?

La falta de recopilación de datos por parte de los gobiernos nacionales sobre el cribado de salud mental perinatal hace difícil saber si esta inversión en salud pública ha dado sus frutos.

Nuestro estudio, publicado en la revista Australian and New Zealand Journal of Public Health, es el primero que realiza un seguimiento del cribado perinatal a lo largo del tiempo en una muestra nacional. En él se incluyeron 7.566 madres y 9.384 niños del Estudio Longitudinal Australiano sobre la Salud de la Mujer, iniciado en 1996.

Preguntamos a las madres si un profesional de la salud les había hecho alguna pregunta sobre su bienestar emocional, incluida la cumplimentación de un cuestionario. Se trazaron las tasas de cribado entre 2000 y 2017 y se compararon con las iniciativas políticas y las directrices de práctica clínica.

Descubrimos que el porcentaje de mujeres que se someten a pruebas de detección tanto durante como después del embarazo se ha triplicado con creces desde el año 2000, pasando del 21,3% en 2000 al 79,3% en 2017. El porcentaje de mujeres que declaran no haberse sometido a ninguna prueba de detección descendió del 40,6% en 2000 al 1,7% en 2017.

El 20 por ciento de las embarazadas australianas no se somete a controles de salud mentalTasas de cribado de salud mental perinatal e iniciativas políticas a lo largo del tiempo. El punto marcado con una "a" es aquel en el que la proporción de mujeres que no se someten a ningún tipo de cribado comienza a disminuir; el punto "b" es aquel en el que el cribado recomendado se convierte en el más común. Aust NZ J. Pub. Health, proporcionado por el autor.

Nuestros datos muestran una clara mejora en el acceso al cribado de salud mental. Hubo un descenso en el porcentaje de mujeres que sólo se sometieron a un cribado una vez, y un aumento en el porcentaje que se sometió a un cribado tanto durante como después del embarazo. En particular, esta transición generalizada de la detección única a la doble (el punto marcado con una "b" en el gráfico anterior) coincidió con la introducción del Plan de Acción Nacional de Salud Mental Perinatal y la Iniciativa Nacional de Depresión Perinatal, lo que sugiere que estas políticas han aportado mejoras reales.

Sin embargo, el momento de esta transición difiere según el estado. Por ejemplo, ocurrió en 2008 en Nueva Gales del Sur, en 2009 en Victoria y en 2010 en Queensland. Esto podría deberse a las diferencias estatales en las políticas y la práctica clínica anteriores, y a la disposición para aplicar las iniciativas nacionales.

El 20 por ciento de las embarazadas australianas no se somete a controles de salud mental

¿Qué queda por hacer?

Aunque nuestros resultados demuestran que ha habido una mejora real, sigue siendo cierto que en 2017 una de cada cinco mujeres no se sometió a los exámenes de salud mental recomendados.

Además, las mujeres que habían informado de que sufrían trastornos emocionales tenían un 23 por ciento menos de probabilidades, y las madres de más edad un 35 por ciento menos, de someterse a pruebas de detección tanto durante como después del embarazo.

El cribado aún no es universal, y debe serlo

Hay obstáculos para el cribado, como la falta de tiempo y el posible sobrediagnóstico. Además, algunas mujeres que dan positivo en el cribado de problemas de salud mental pueden no seguir un tratamiento. Sin embargo, las mujeres a las que se les pregunta por su salud mental actual y pasada tienen hasta 16 veces más probabilidades de recibir una derivación para recibir más apoyo. Hay que preguntar a las madres por su salud mental.

Las guías de práctica clínica recomiendan la detección de síntomas de ansiedad y depresión durante el embarazo y durante el primer año después del parto. Esto puede ser realizado por profesionales de la salud capacitados. El acceso a una atención bien integrada y culturalmente segura es esencial.

Se requiere una recogida sistemática de datos a nivel nacional si se quiere hacer un seguimiento de las mejores prácticas clínicas en el futuro. Los elementos de salud mental perinatal se han desarrollado como parte del Proyecto Nacional de Desarrollo de Datos de Maternidad, y deberían progresar de forma prioritaria.

Las mujeres tienen un contacto regular con el sistema sanitario tanto antes como después del parto. Esto ofrece una gran oportunidad para identificar a las mujeres que necesitan apoyo adicional en materia de salud mental, y es demasiado importante como para dejarlo pasar.El 20 por ciento de las embarazadas australianas no se somete a controles de salud mental

Este artículo ha sido escrito por Katrina Moss, investigadora postdoctoral en salud materno-infantil de la Universidad de Queensland; Gita Mishra, profesora de Epidemiología del Curso de la Vida de la Facultad de Medicina de la Universidad de Queensland, y Nicole Reilly, investigadora postdoctoral de la Universidad de Newcastle.

Este artículo ha sido publicado por The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

Noticias relacionadas