Infertilidad: privacidad y secreto

NO ES LO MISMO

Infertilidad: privacidad y secreto

Infertilidad: privacidad y secreto. Cuando se publicaron las memorias de Michelle Obama, Becoming, en octubre de 2018, varias reviews señalaron que su libro revela que los Obamas luchaban con la infertilidad. Michelle y Barack no tenían simplemente un "poco de infertilidad": pasaron por la FIV para tener a Malia y Sasha.

En las memorias de Laura Bush de 2010 dice que ella y su esposo habían soportado una larga lucha con la infertilidad y planeaban adoptar cuando se dieron cuenta de que esperaban a las gemelas Jenna y Barbara.

Obamas y Bush, tan diferentes en muchos aspectos, comparten la perspectiva de muchas otras parejas y gentes infértiles: la infertilidad no es un secreto, sino que es privada.

También se podría decir que ambos bandos reconocen su infertilidad porque han quedado en el pasado. Para ambas parejas, el final llegó con dos hijas. Cuando las personas están en las trincheras de la infertilidad, las preguntas sobre qué decir, cuándo y cómo no salen con tanta facilidad de sus cabezas.

La mayoría de la gente reconoce el peligro de los secretos. Los secretos conducen a sentimientos de vergüenza. Se distancian de la familia y los amigos y promueven malentendidos. Las parejas decididas a no contarle a nadie sobre su infertilidad pueden encontrar que otros asumen que no quieren tener hijos, que son egoístas o que no tienen ni idea de pensar que pueden esperar todo el tiempo que quieran. Por lo tanto, la mayoría de las personas que enfrentan la infertilidad deciden no compartir demasiada información con los demás: el desafío para ellos es evitar las trampas de demasiada información.

Infertilidad: privacidad y secreto

Mantener la privacidad y evitar el secreto también surge cuando los individuos y las parejas están explorando o persiguiendo otros caminos hacia la paternidad, como la adopción, la donación de óvulos o espermatozoides o la subrogación. De nuevo, lo aconsejablees que compartan solo lo que los demás realmente necesitan saber. La adopción nunca es un secreto en estos días. Pero, ¿cuánto más necesitan saber los demás mientras las personas están esperando un encuentro con una madre biológica o contando las horas hasta que firme los documentos de entrega? A menudo, se suma al estrés de la situación.

De manera similar, cuando las personas eligen la donación de óvulos o espermatozoides, ¿tienen la obligación de decírselo a todos los que están alrededor?

La palabra que viene a emparejar con privacidad es dignidad. Tal vez sea la respuesta a vivir en un tiempo de intercambio excesivo. Es cierto que ahora existe cierta dignidad y que ésta viene con mantener la privacidad, especialmente cuando se trata de la familia. Hay que saber qué preguntar. Y cómo. Es normal que estés contento por ellos y que tengas muchas preguntas. La gente eligirá responder a algunas de nuestras preguntas: dónde nació, cuánto tiempo tuvieron que permanecer fuera del estado. Eligieron no contestar preguntas sobre su familia biológica.

La infertilidad a menudo se siente como una experiencia fuera de control. Al tomar activamente decisiones sobre la privacidad y el secreto, es posible que las personas recuperen parte de su control perdido y se sientan orgullosos de su capacidad para cuidar y preservar su historia familiar en desarrollo.

Hablar o no hablar de estas cosas es cuestión personal de cada uno, y lo más importante en el caso de que no seas tú el máximo implicado en el asunto es que a la hora de preguntar no atosigues. Mi consejo es que ni siquiera lo hagas, no preguntes, solo espera a que llegue el momento indicado y esa persona te dirá lo que necesita decir. Ojo, no tiene que ser exactamente lo que necesitas saber. 

Noticias relacionadas
load