Fertilidad por control remoto: el futuro es un microchip

NUEVA ERA, NUEVOS MEDIOS

Fertilidad por control remoto: el futuro es un microchip

Fertilidad por control remoto: el futuro es un microchip. El futuro de la fertilidad estará controlado a distancia.

¿Hasta dónde estarías dispuesta a llegar a la hora de instalar un microchip para tu día a día? ¿En el coche? ¿En tu electrodoméstico de cocina favorito?

¿Qué tal si lo colocamos en tu cuerpo?

The Fertility Chip” es una pieza de tecnología real diseñado para encontrarse en el hogar, en los espacios más íntimos: el cuerpo humano. El chip ha sido desarrollado por Microchips Biotech Inc. con 11 millones de dólares de apoyo de la Fundación Gates. El objetivo es desbloquear la capacidad de controlar de forma remota la fertilidad de una mujer. El chip está programado para su lanzamiento inmediato, con un enfoque en los países en desarrollo.

Puede que estemos a solo unos pocas fechas del anticonceptivo más duradero y sin complicaciones jamás inventado.

La Fundación Bill y Melinda Gates ha anunciado que respalda a la compañía de biotecnología de Massachusetts que está desarrollando un anticonceptivo implantable que el usuario puede activar y desactivar, informa el MIT Technology Review.

Los implantes anticonceptivos actuales, que se insertan en la parte superior del brazo de la mujer donde liberan la hormona progestina, duran aproximadamente tres años y son del tamaño de una cerilla. MicroCHIPS Inc. está construyendo un dispositivo inalámbrico de solo 20 milímetros de largo y que duraría 16 años. El chip, que se encuentra debajo de la piel en las nalgas, la parte superior del brazo o el abdomen, libera lentamente levonorgestrel, una hormona utilizada en algunos tipos de la píldora en algunos tipos de DIU hormonales y en el Plan B.

Si el chip funciona como se esperaba, las mujeres podrían "desactivar" su control de la natalidad sin tener que ir al médico, lo que puede ser una barrera importante para las mujeres que no tienen acceso fácil a la atención médica, como en el mundo en desarrollo. La larga vida útil del chip también minimizaría las visitas al médico: en la actualidad, ningún tipo de control hormonal de la natalidad dura más de cinco años. El DIU de cobre no hormonal dura doce.

Fertilidad por control remoto: el futuro es un microchip

El dispositivo se está probando actualmente en cuanto a seguridad, eficacia y seguridad. MicroCHIPS espera introducir el producto, que necesitaría la aprobación de la FDA para ser utilizado en los Estados Unidos de manera oficial a lo largo de los próximos meses.

El dispositivo mide 20 x 20 x 7 milímetros y está diseñado para ser implantado debajo de la piel de las nalgas, la parte superior del brazo o el abdomen. Dispensa 30 microgramos por día de levonorgestrel, una hormona que ya se usa en varios tipos de anticonceptivos. Dieciséis años de hormona caben en pequeños reservorios en un microchip de 1.5 centímetros de ancho dentro del dispositivo. MicroCHIPS inventó un sello hermético de titanio y platino en los depósitos que contienen el levonorgestrel. Al pasar una corriente eléctrica a través del sello desde una batería interna, se derrite temporalmente, lo que permite que una pequeña dosis de la hormona se difunda cada día.

"La idea de usar una membrana delgada como un fusible eléctrico fue la más desafiante y el problema más creativo que tuvimos que resolver", dice el presidente de MicroCHIPS, Robert Farra.

Para concebir, las mujeres apagan el implante con un control remoto; Otro clic del mando a distancia lo reinicia. Después de 16 años, podría ser eliminado. Los médicos también podrían ajustar las dosis de forma remota. Actualmente, ningún método anticonceptivo hormonal dura más de cinco años.

La idea del dispositivo se originó hace dos años en una visita de Bill Gates y sus colegas al laboratorio de MIT de Robert Langer. Gates y sus colegas le preguntaron a Langer si era factible crear un control de la natalidad que una mujer pudiera encender y apagar y usar por muchos años. Langer pensó que la tecnología de microchip de liberación controlada que inventó con sus colegas Michael Cima y John Santini en la década de 1990 y con licencia para MicroCHIPS podría ofrecer una solución.

Una coalición internacional de gobiernos, empresas, organizaciones filantrópicas y organizaciones sin fines de lucro recientemente se comprometió a proporcionar planificación familiar a 120 millones de mujeres más en el mundo para 2020. Vivimos unos tiempos llenos de avances. Fertilidad por control remoto: el futuro es un microchip.

Noticias relacionadas