¿En qué consiste la FIV en ciclo natural?

FECUNDACIÓN IN VITRO

FIV en ciclo natural FIV en ciclo natural: ¿cuándo se emplea este tipo de Fecundación In Vitro?

La Fecundación In Vitro es un tratamiento de reproducción asistida con una alta tasa de éxito. Se trata de una técnicas más compleja que la Inseminación Artificial, ya que se lleva a cabo una manipulación de los óvulos y de los espermatozoides en el laboratorios para que se produzca la fecundación.

FIV con óvulos propios y semen de pareja

FIV con óvulos de donante y semen de donante

Una de las principales características de esta técnicas es que ofrece muchas posibilidades distintas para adaptarse a las necesidades de cada uno de los pacientes. En sus variaciones, puede realizarse con óvulos propios de la paciente o de una donante en el caso de que exista algún problema con los suyos. De igual modo, pueden emplearse los espermatozoides de la pareja o los de un donante si el problema de fertilidad está en el varón o si no hay pareja masculina. También puede realizarse la FIV con óvulos y esperma procedente de donantes o, en el caso contrario, con ambos propios.

En cualquiera de estas opciones, la primera fase suele ser someter a la mujer a una estimulación ovárica mediante un tratamiento hormonal para que sus ovarios produzcan más de un óvulos. Sin embargo, en el caso de la FIV en ciclo natural, el tratamiento se adapta al ciclo de la mujer, evitando la medicación.

Durante la semana de la menstruación, se realizan varios controles para observar el estado del óvulo y, una vez que ha madurado lo suficiente de forma natural, ya puede extraerse mediante punción ovárica.

Una vez extraído, el óvulo es fecundado y cultivado en el laboratorio. Durante varios días, se observará su estado hasta que esté en el momento óptimo para ser transferido al útero materno y que se desarrolle con normalidad el embarazo.

Unos doce días después de haber sido transferido al útero, pueden realizarse análisis de sangre para determinar si hay embarazo.

FIV en ciclo natural

¿Cuáles son las ventajas de la FIV en ciclo natural?

En este tipo de Fecundación in Vitro se respeta el mecanismo natural que nuestro cuerpo emplea para seleccionar los mejores óvulos, por lo que es más probable que el óvulo que finalmente extraigamos esté en las condiciones óptimas.

La ausencia de un tratamiento de hormonas, como el que se emplea cuando se realiza la estimulación ovárica, hace que las mujeres no sufran efectos secundarios ni problemas de tolerancia ante dichos tratamientos. Al no haber hiperestimulación ovárica, es decir, la producción de varios óvulos, no hay riesgo de que se produzca embarazo múltiple, algo que puede ocurrir en otros tipo de Fecundación In Vitro, sobre todo si se traspasan al útero tres embriones.

¿Qué pasa si no da resultado la FIV en ciclo natural?

En los casos de Fecundación In Vitro con estimulación ovárica, se fecundas varios óvulos dando como resultado más embriones de los que son trasladados al útero materno. Estos embriones son congelados para poder ser utilizados en otros cliclos de Fecundación In Vitro en caso de que el primero no de resultado.

En el caso de la FIV en ciclo natural, puesto que no existen tal cantidad de embriones para congelas, se puede pensar que no existen más oportunidades en caso de fallo, pero lo cierto es que puede realizarse un segundo cliclo de una forma mucho más sencilla y sin pérdida de tiempo. Además, al no ser posible la congelación de embriones, evitamos los problemas éticos que puedan surgir en relación a esto, ya que no todas las parejas están de acuerdo con la vitrificación.

Los resultados de la FIV en ciclo natural dependerán, en gran parte, de la edad de la paciente y de la calidad de sus óvulos. 

Noticias relacionadas
load