Descubre la medicación y el tratamiento de una Fecundación In Vitro

TRATAMIENTO DE FECUNDACI√ďN ARTIFICIAL

medicación fecundación in vitro

No te pierdas la medicación que debes tomar durante tu tratamiento de Fecundación In Vitro.

Para conseguir una mayor probabilidad de conseguir una gestación después de un ciclo de Fecundación In Vitro, se estimula al ovario con una medicación que deberás administrarte durante los días que te indique tu equipo de especialistas. Descubre aquí el tratamiento completo de una FIV.

El tratamiento se basa en la acción hormonal de las proteínas que intervienen en el control del ciclo ovárico. Modificando las dosis que se encuentran, es posible estimular los ovarios y aumentar el número de ovocitos que maduran en un mismo ciclo.

Lo más importante que debes saber es que la medicación es individualizada para cada paciente, porque el tipo de respuesta depende de cada mujer. En una primera fase del tratamiento es esencial que los médicos lleven el control absoluto de tu ciclo para evitar las ovulaciones espontáneas, para ello:

Se emplea una análogo de la hormona encargada de regular la liberación de las hormonas durante la ovulación. Es la hormona hipotalámica GnRH. De esta manera el ovario sólo funcionará con las hormonas que nosotros le administremos (gonadotrofinas).

La medicación se administra mediante inyecciones intramusculares o cutáneas que tú misma te pones. Para controlar el crecimiento de los folículos (globos de líquido en el ovario donde madura el óvulo u ovocito) y mediante la medición de estradiol (hormona que se produce en el folículo y que va aumentando a medida que éstos se van desarrollando), se realiza un seguimiento con ecografías transvaginales y análisis de sangre.

En función de los resultados de estos dos parámetros, se va regulando la dosis de gonadotrofinas que debe recibir cada mujer. Con el control ecográfico y hormonal es posible determinar el momento más idóneo para que los óvulos sean aspirados, lo que se conoce como punción folicular.

Los ovocitos aspirados son fecundados en el laboratorio y transferidos el día correspondiente. Si el embrión implanta, es posible detectarlo mediante la determinación de la hormona Beta HCG. Es una hormona que produce el propio embrión. Su función en un ciclo natural es estimular a las células del folículo ovárico para que produzcan progesterona y permitan el mantenimiento del embarazo hasta que la placenta se desarrolle lo suficiente y asuma esta función.

Es necesaria para preparar un endometrio receptivo que facilite la adhesión del embrión. Como durante la punción, se extrae junto con el ovocito gran cantidad de células de granulosa, encargadas de producir la progesterona, es muy importante aportar esta hormona de forma externa para que el embarazo puede seguir su curso.

La administración de progesterona se inicia después de desencadenar la ovulación y se mantiene hasta conocer el resultado de la prueba de embarazo. Si se consigue la gestación, se continúa el suplemento de progesterona hasta que se visualiza el saco embrionario y el embrión con latido cardíaco.

Como ves la medicación de un tratamiento de Fecundación In Vitro es reazonable y precisa, por lo que no debería suponer nunca un problema añadido a la hora de planteártelo.

Noticias relacionadas