Inseminación Artificial, ¿es lo mismo que Fecundación In Vitro?

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL E IN VITRO

inseminación artificial in vitro

Aunque ambos son tratamientos de reproducción asistida, ¿son lo mismo la Inseminación Artificial y la Fecundación In Vitro?

Existen muchas diferencias entre las dos técnicas reproductivas. Te las contamos para que dispongas de toda la información y conozcas cuál es el mejor tratamiento que se adaptará a tus circunstancias y necesidades.

La Inseminación Artificial consiste en colocar en el útero los espermatozoides seleccionados previamente de una muestra. Es una técnica sencilla que se realiza en parejas con problemas de fertilidad muy concretos. Suele ser un tratamiento que se aplica a mujeres jóvenes (menores de 35 años), con trompas permeables, problemas de esterilidad y varón con semen normal. Lo habitual es realizar como mucho cuatro intentos. La calidad del semen es un factor determinante en el resultado final. Si al tercer o cuarto intento no se consigue el embarazo, se puede optar por la elección de otras técnicas más complejas.

La Fecundación In Vitro es una técnica totalmente diferente que necesita intervención quirúrgica para extraer los óvulos maduros que después serán fecundados por los espermatozoides en el laboratorio. La tasa de éxito es mucho mayor y, al poder observar durante varios días el comportamiento de los embriones, aporta más información clínica sobre la pareja y un diagnóstico más completo. Constituye la primera elección en la mayoría de los casos, a pesar de que su coste económico es bastante más elevado.

En ambas técnicas, la mujer se suele someter a una estimulación ovárica con medicación para aumentar las posibilidades de éxito. Si bien es cierto que en el caso de la Inseminación Artificial, la estimulación es mínima para evitar un embarazo múltiple. Cada uno de los tratamientos tiene sus indicaciones. Lo más importante es disponer de un diagnóstico correcto.

Ya conoces las diferencias entre Inseminación Artificial y Fecundación In Vitro, ahora ya sólo tienes que consultar con tu especialista cuál es el tratamiento que mejor se adapta a ti y a tu pareja.

Noticias relacionadas
load