¿Puede el estrés ser la causa de su infertilidad?

¿Puede el estrés ser la causa de su infertilidad?El estudio del estrés y la infertilidad es importante y controvertido. Cada vez que sale un nuevo estudio sobre el estrés y la fertilidad, verás titulares que te dicen que el estrés es la razón por la que no puedes quedarte embarazada, aunque el estudio no indique realmente que el estrés causa infertilidad.

Muchas parejas que experimentan problemas de fertilidad están preocupadas por el estrés. La propia infertilidad provoca angustia y confusión emocional. ¿Podría el estrés de la infertilidad empeorar aún más su situación? Los expertos en fertilidad también sienten curiosidad por la conexión entre el estrés y la fertilidad. ¿Podría ser el estrés la pista que falta cuando la causa de la infertilidad es inexplicable o cuando los tratamientos fracasan por razones desconocidas?

Las respuestas son complicadas. Todavía no entendemos del todo qué impacto tiene el estrés en la fertilidad. El simple hecho de "relajarse" no va a resolver los problemas de fertilidad de nadie, pero eso no significa que el estrés sea inofensivo. Conozca lo que dicen las investigaciones y lo que debe saber sobre este controvertido tema.

Does stress cause infertility?
Ilustración de Brianna Gilmartin, Verywell
Tipos de estrés

Antes de analizar la investigación, es útil entender por qué estudiar el estrés es complicado. Para estudiar algo, tenemos que ponernos de acuerdo sobre qué es lo que estamos estudiando. Hay una gran variedad de tipos de estrés, y hay muchas preguntas que surgen en términos de cómo cada tipo podría relacionarse con la fertilidad.

  • Estrés infantil. Es posible que hayas oído hablar de la puntuación ACE (adverse childhood effect score). Esto se refiere al estrés que no necesariamente está ocurriendo ahora, sino que ocurrió durante sus años de crecimiento. Las puntuaciones ACE altas se han relacionado con varios problemas de salud a largo plazo. ¿Podría esto estar relacionado con la fertilidad?
  • Estrés cotidiano a corto plazo. Si su coche se estropea y resulta que es la semana en la que está ovulando, ¿afectará a sus posibilidades ese mes?
  • Estrés a largo plazo o una serie de acontecimientos estresantes. Tu coche se estropea, tienes que entregar un gran proyecto en el trabajo, tu madre está en el hospital y acabas de descubrir que no puedes pagar la factura de la tarjeta de crédito. Si tu vida se parece a esto mes a mes, es posible que estés experimentando estrés a largo plazo. Las pruebas, el diagnóstico, el tratamiento, los ciclos fallidos y las elevadas facturas médicas son partes de la infertilidad que suelen causar estrés a largo plazo.
  • El estrés "bueno" de tu estilo de vida. ¿Y si te gusta el estrés? Tal vez tenga un trabajo exigente, trabaje muchas horas y experimente con frecuencia conflictos en su día a día. Tus días pueden incluir intensas exigencias físicas y psicológicas. Aunque te guste tu estilo de vida, sigues llevando una vida estresante.
  • Grandes acontecimientos vitales. El divorcio, la pérdida del empleo, el traslado a otra ciudad o país y la pérdida de un ser querido pueden causar mucho estrés.
  • Vivir en condiciones estresantes. Las personas que viven en la pobreza, que carecen de un empleo regular o que no tienen acceso a alimentos saludables y a la atención primaria básica viven en un entorno estresante todos los días.

Cuando los estudios preguntan si el estrés causa infertilidad o si el estrés aumenta el tiempo que se tarda en quedarse embarazada, es importante que sepamos de qué tipo de estrés se está hablando realmente.

Medición del estrés

Este es un aspecto complicado de la investigación. Una vez que se decide qué tipo de estrés se va a examinar, hay que averiguar cómo medirlo. Hay dos formas principales en las que los investigadores intentan evaluar los niveles de estrés: midiendo las sustancias químicas relacionadas con el estrés en la saliva o en la sangre, o utilizando herramientas de medición del estrés psicológico. Ambas formas tienen ventajas y desventajas.

Medición de sustancias químicas

Cuando se miden las señales bioquímicas del estrés en la saliva o la sangre, no podemos saber con certeza si está causado por una vida estresante o por un proceso de enfermedad. Por ejemplo, digamos que a alguien se le diagnostica endometriosis. Digamos que los resultados de sus pruebas bioquímicas para el estrés son altos. ¿Son estas sustancias químicas del estrés altas porque lleva una vida estresante y este estilo de vida le ha llevado a la endometriosis?

O bien, ¿la endometriosis causa estrés biológico en su cuerpo, y esto conduce a niveles más altos de hormonas del estrés? Por otro lado, ¿podría ser que los síntomas de la endometriosis le causen malestar emocional, y eso le lleve a niveles más altos de hormonas del estrés? Como puede ver, determinar las respuestas a estas preguntas es complicado.

Medición psicológica

El problema de las pruebas de medición psicológica es que las personas perciben el estrés de forma diferente. Esto cambiará la forma de responder a las preguntas de un cuestionario sobre el estrés. Otro problema es que los cuerpos de las personas reaccionan al estrés de forma diferente. Dos personas pueden tener una puntuación alta en una prueba de medición del estrés psicológico pero tener reacciones biológicas completamente diferentes.

Con la medición psicológica, el investigador también debe confiar en la suposición de que las respuestas del encuestado son honestas. La mayoría de estas pruebas están diseñadas para reducir las posibilidades de respuestas deshonestas, pero las pruebas no son perfectas.

¿Cuándo es importante el estrés?

El momento del estudio es tan importante como determinar el tipo de estrés. Por ejemplo, un estudio podría analizar los niveles de estrés antes de que comience el ciclo, en la mitad del ciclo o justo antes de la ovulación. Podría examinar el estrés durante las dos semanas de espera (tiempo entre la ovulación y el periodo), o tomar la media de los niveles de estrés de un periodo de semanas, meses o incluso años.

Todas estas variables influyen en los resultados. Es muy difícil captar todo esto en uno o incluso en varios estudios.

Otra razón por la que el estudio de los efectos del estrés en el organismo es complejo es que resulta difícil saber qué es un problema de estrés y qué es un problema de mal funcionamiento.

Las personas estresadas recurren con frecuencia a hábitos poco saludables para hacer frente a la situación. Puede que coman más comida basura, que duerman poco o demasiado, o que no hagan nada de ejercicio (o que lo hagan demasiado). Algunos pueden recurrir al tabaco, al alcohol o a las drogas.

Sabemos que el tabaquismo, la mala alimentación y el consumo excesivo de alcohol son perjudiciales para la fertilidad. Si una persona tiene un alto nivel de estrés, se enfrenta a él de forma inadecuada y su fertilidad disminuye, ¿es el estrés lo que está causando el problema o las malas decisiones de afrontamiento?

La conexión biológica

Existe una explicación biológica de por qué el estrés emocional puede provocar problemas de fertilidad. Todo se reduce al eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal (el eje HPA).

Cada vez que su cuerpo percibe el estrés, la glándula del hipotálamo en su cerebro envía una señal a la glándula pituitaria: la señal indica que usted está bajo estrés y necesita ayuda. La hipófisis reacciona a esta petición de ayuda enviando su propia señal a las glándulas suprarrenales, indicándoles que liberen la hormona del estrés, el cortisol.

En cantidades saludables, el cortisol es bueno. Entre otras cosas, esta hormona ayuda a regular el azúcar en la sangre para que tengas energía durante la emergencia. El problema es cuando su cuerpo está inundado de cortisol todo el tiempo o durante períodos prolongados. Es entonces cuando puede perjudicar tu salud.

El hipotálamo y la hipófisis no sólo regulan las hormonas del estrés. También son responsables de regular las señales de las hormonas reproductivas. El hipotálamo libera la hormona liberadora de gonadotropina, o GnRH. La GnRH indica a la hipófisis que libere la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH). La FSH y la LH estimulan el crecimiento del óvulo en los ovarios de las mujeres y el crecimiento del esperma en los hombres.

Si el eje HPA está ocupado lidiando con el estrés, así que en teoría, esto podría desviar o cambiar la forma en que regula las hormonas reproductivas. También hay que tener en cuenta qué efecto pueden tener las hormonas del estrés, como el cortisol, en los ovocitos, los espermatozoides y los embriones.

Estudios que encuentran una conexión

Algunos estudios han descubierto una posible conexión entre el estrés y la fertilidad. En un estudio realizado en el Reino Unido participaron 250 mujeres que intentaban concebir de forma natural durante un periodo de seis ciclos. El sexto día de cada ciclo, proporcionaron muestras de saliva para analizar los niveles de alfa-amilasa y cortisol, dos hormonas asociadas al estrés.

Durante este periodo de seis meses, también utilizaron monitores de ovulación para dar a cada mujer del estudio las mejores oportunidades de concebir y controlar el momento de sus relaciones sexuales para sus días más fértiles.

El estudio descubrió que las mujeres con mayores concentraciones de alfa-amilasa tardaban más en quedarse embarazadas en comparación con las que tenían niveles más bajos de esta hormona del estrés. Sin embargo, es importante señalar que este estudio también descubrió que las mujeres con niveles más altos de cortisol (otra hormona del estrés) tendían a quedarse embarazadas más rápido que las que tenían niveles más bajos. En otras palabras, la conexión no está clara.

Otro estudio realizado en centros de investigación de Michigan y Texas también quiso investigar si las hormonas alfa-amilasa y cortisol en la saliva podían estar relacionadas con el tiempo que se tardaba en quedarse embarazada. En este estudio participaron 400 mujeres que intentaban concebir.

Los investigadores descubrieron que las mujeres con los niveles más altos de alfa-amilasa tenían una reducción del 29% en su fertilidad general, tardando más en concebir que las que tenían los niveles más bajos de alfa-amilasa. Este estudio no encontró ninguna relación entre los niveles de cortisol y el tiempo de embarazo.

El estrés socioeconómico también puede afectar negativamente a la fertilidad. Un estudio descubrió que las mujeres que se enfrentaban a factores de estrés socioeconómico tenían menos reservas ováricas. En otro estudio se observó que las mujeres con puntuaciones ACE más altas (tuvieron más experiencias traumáticas en la infancia) eran más propensas a experimentar infertilidad y períodos menstruales irregulares o ausentes en la edad adulta.

Fertilidad masculina

La fertilidad masculina también puede verse afectada por el estrés. Un metaanálisis de 57 estudios diferentes, en los que participaron casi 30.000 hombres, descubrió que el estrés psicológico podía reducir la concentración y el movimiento de los espermatozoides, así como el porcentaje de espermatozoides de forma normal. Sin embargo, el estudio no analizó si esto afectaba al tiempo de embarazo de sus parejas femeninas.

Otro estudio descubrió que experimentar dos acontecimientos vitales estresantes aumentaba el riesgo de que los resultados del análisis de semen de un hombre estuvieran por debajo de las pautas normales establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otros estudios han descubierto que los niveles de testosterona eran más bajos cuando los hombres experimentaban estrés psicológico. Sin embargo, es difícil saber qué es lo primero: ¿la disminución de la testosterona conduce a una mayor sensibilidad a los acontecimientos estresantes? ¿O son los acontecimientos estresantes los que provocan el descenso de los niveles de testosterona?

Estudios sin conexión

No todas las investigaciones han encontrado una conexión entre el estrés y la disminución de la fertilidad. En un estudio realizado en el Reino Unido, casi 340 mujeres completaron diarios durante un periodo de seis meses o hasta que se quedaron embarazadas. En cada ciclo, se midieron los biomarcadores de estrés de las mujeres.

También completaron cuestionarios destinados a evaluar sus niveles de estrés. En este estudio se controló la edad de las mujeres, si fumaban, cuánta cafeína bebían y la frecuencia con la que la pareja mantenía relaciones sexuales. Este estudio no encontró una conexión entre los niveles de estrés, ansiedad o depresión autodeclarados con el tiempo de embarazo.

En otro estudio, los investigadores estudiaron si el estrés puede influir negativamente en las tasas de éxito de la FIV (fecundación in vitro). En él participaron algo más de 200 mujeres que iniciaban su primer ciclo de FIV. Sus niveles de estrés se evaluaron mediante entrevistas y cuestionarios que se administraron antes de iniciar la FIV y luego cuatro, 10 y 18 meses después.

Las mujeres que estaban deprimidas o ansiosas antes de iniciar el tratamiento de FIV no tenían más probabilidades de experimentar el fracaso de la FIV que las mujeres que no tenían una puntuación alta en depresión o ansiedad. El estudio sí constató que el fracaso de la FIV provocaba un importante malestar psicológico, lo cual no es ninguna sorpresa.

Los investigadores de este estudio recomendaron que el autocuidado y las intervenciones psicológicas se dirijan a ayudar a los pacientes a afrontar el fracaso del tratamiento, en lugar de centrarse en reducir el estrés para mejorar el éxito del mismo.

Quizás lo más convincente fue un estudio de meta-análisis que incluyó 14 estudios y algo más de 3.500 mujeres, en el que se analizaba si la angustia emocional estaba asociada al éxito durante los tratamientos de reproducción asistida como la FIV. Los investigadores no encontraron una conexión entre la angustia emocional previa al tratamiento y las tasas de éxito de la FIV.

Los investigadores concluyeron: "Los hallazgos de este meta-análisis deberían tranquilizar a las mujeres y a los médicos en el sentido de que la angustia emocional causada por los problemas de fertilidad u otros acontecimientos de la vida que coinciden con el tratamiento no comprometen la posibilidad de quedarse embarazada."

Conclusiones contradictorias

Hay estudios que indican que el estrés tiene un impacto negativo en la fertilidad. Sin embargo, hay estudios que indican exactamente lo contrario. ¿De qué se trata?

La verdad es que ambas cosas pueden ser correctas. Es posible que el estrés prolongue el tiempo hasta el embarazo, pero ese tiempo prolongado es probablemente un periodo de semanas o, como mucho, de meses. Esto no es suficiente para causar infertilidad, que se define como la incapacidad de concebir tras un año de intentos.

Varios estudios han descubierto que el éxito de la FIV, en particular, no parece estar asociado al estrés. Teniendo en cuenta lo estresante que puede ser el proceso de FIV y lo emocionalmente angustiosa que es la experiencia de la infertilidad para muchas parejas, esta es una muy buena noticia.

Autocuidado del estrés

Tanto si el estrés disminuye la fertilidad como si no, debemos cuidarnos del estrés. En primer lugar, no se siente bien estar estresado o ansioso. Cualquier cosa que podamos hacer para sentirnos o afrontarlo mejor merecerá la pena.

En segundo lugar, aunque el estrés no tenga un impacto directo en las probabilidades de éxito de la FIV, sí tiene relación con la probabilidad de continuar el tratamiento.

Muchas parejas abandonan el tratamiento de FIV antes de tiempo. La razón número uno para abandonar: el malestar emocional.

La mayoría de los médicos coinciden en que hay que realizar al menos seis ciclos de FIV para tener las mejores probabilidades de éxito en el embarazo. Un estudio reveló que en los países en los que la FIV está cubierta por el seguro médico, la tasa de abandono tras un solo ciclo era del 40%. Tras cuatro ciclos, la tasa de abandono era del 62%.

Cuando se les preguntó por qué abandonaban, las dos razones principales fueron el estrés emocional y la percepción de un mal pronóstico. Si las parejas se sintieran lo suficientemente bien psicológicamente como para intentar uno o incluso dos ciclos más de FIV, teóricamente, sus probabilidades de tener un hijo vivo habrían aumentado.

No hay duda de que la infertilidad provoca estrés. Es discutible si el estrés puede o no causar infertilidad. Los estudios han descubierto que el estrés influye en las hormonas reproductivas y puede aumentar el tiempo que se tarda en quedarse embarazada, pero hasta ahora nadie ha descubierto que el estrés por sí solo pueda causar infertilidad. Tanto si está empezando a intentar concebir como si está en medio de un tratamiento de fertilidad, sepa que "esforzarse demasiado" no va a provocar problemas de fertilidad, y que su estrés en torno a la concepción no le impedirá quedarse embarazada. Sin embargo, el estrés no es bueno. Cuida de ti misma y busca el apoyo de tus amigos y de quienes te entienden.

Cómo afrontar la infertilidad
Noticias relacionadas