barra head

¿Hace falta la mayoría de edad para comprar la píldora del día después?

RESPONDEMOS A TU PREGUNTA

Mayoría de edad píldora del día después

La píldora del día después es un anticonceptivo de emergencia al que acuden mujeres adolescentes, en ocasiones, menores de 18 años. La mayoría de ellas se preguntan ¿es necesario tener la mayoría de edad para comprar la píldora del día después?

Desde 2009 en España no sólo no es necesario la mayoría de edad para comprar la píldora del día después, sino que tampoco se requiere una prescripción médica. El objetivo de este cambio en la Ley es evitar el número de embarazos no deseados que se producen en nuestro país.

Aunque la posibilidad de acceder a este medicamento sin ningún tipo de control no está exenta de polémica, la realidad es que una mujer menor de 18 años puede acudir a la farmacia y comprar la píldora del día después. Si es cierto que el facultativo o farmacéutico puede negarse a vendérsela, pero no porque sea menor de edad, sino porque muchos profesionales no comercializan el anticonceptivo de emergencia en sus establecimientos.

A partir de los 16 años, se considera a una mujer “mayor de edad médica”, es decir, con la capacidad suficiente como para conocer el tratamiento al que se va a someter y sus consecuencias. Si se trata de una menor entre 13 y 15 años es el profesional quien debe valorar si la menor es madura para entender las particularidades de la píldora del día después. Y, salvo que sea una persona discapacitada, no es obligatorio informar a los padres ni pedirles autorización para dispensarla.  No ocurre lo mismo cuando la menor tiene 12 años, en cuyo caso no podrá tener acceso al medicamento sin el consentimiento de sus padres o tutores.

Por otro lado, en lo referente a la mayoría de edad para comprar la píldora del día después, el farmacéutico puede solicitar un formulario en el que se recojan los datos de la usuaria y las circunstancias de la administración, pero en todo caso su identidad quedará en el anonimato. Además, no deberá firmar ningún papel, ya que el consentimiento informado en el que la persona afirma conocer los riesgos y consecuencias de la medicación, es verbal. 

Noticias relacionadas