Embarazo psicológico

TERAPIA PARA LA MATERNIDAD
Apoyo psicológico durante el embarazo: ¿es bueno ir al psicólogo embarazada?
Una de las curiosidades del embarazo psicológico es que produce los mismos síntomas que un embarazo real, pero muchas mujeres se preguntan, ¿cuánto puede durar un embarazo psicológico? Para los expertos el embarazo psicológico sigue siendo una gran incógnita. Aunque las posibles causas que lo provocan sí están determinadas, no deja de ser un trastorno que se produce sin explicación médica más allá de la gran influencia que la mente puede llegar a ejercer sobre el cuerpo.
Un embarazo psicológico se produce cuando un estado emocional provoca efectos físicos en el cuerpo, llegando a causar los síntomas habituales de un embarazo real. Ese estado emocional, puede ser un deseo desmedido por ser madre o, por el contrario, un miedo terrible por quedarse embarazada, aunque existen otras causas. Pero, ¿cuáles son las secuelas posteriores a un embarazo psicológico?
Ya definimos en anteriores artículos el embarazo psicológico y hablamos de sus causas y síntomas, pero ¿cómo tratar este trastorno? ¿Existe algún tratamiento? Lo primero que debes saber es que sí existe, pero es variable y depende del origen, las motivaciones de cada mujer, su personalidad y la intensidad de los síntomas.
Ya vimos anteriormente que una de las causas por las que se produce un embarazo psicológico es el terrible miedo que muchas mujeres sienten después de haber tenido sexo, ante la posibilidad de quedarse embarazadas. Aunque otra de las razones, es totalmente opuesta y les sucede a las mujeres con grandes deseos de ser madres, en cualquiera de los dos casos la psique de la mujer juega un papel muy importante.
Para los especialistas el embarazo psicológico sigue siendo un trastorno que les desconcierta y para el que no encuentran una explicación científica. Aunque ya comentamos en anteriores ocasiones en qué consiste exactamente y cuáles son las principales causas que lo provocan, vemos a continuación algunas curiosidades al respecto que seguro te interesa saber.
El embarazo psicológico sigue siendo un trastorno inexplicable a nivel médico para muchos expertos. Aunque en raras ocasiones se puede producir en hombres, es más frecuente en mujeres, a pesar de que, gracias a las técnicas de reproducción asistida, el número de casos ha disminuido ¿Existen algunas soluciones caseras para remediarlo?
Ya comentamos recientemente en qué consistía exactamente un embarazo psicológico, pero ¿cuáles son las causas por las que se produce? Aunque para la mayoría de las mujeres que lo padecen tiene su origen en la incapacidad por asimilar las dificultades o imposibilidad para concebir, también pueden influir otros factores como la presión social o las carencias afectivas. Vemos cuáles son las posibles causas.
Ya comentamos en otra ocasión cómo superar un aborto, pero, antes de establecer cuál es el mejor tratamiento psicológico tras un aborto es importante conocer cuáles han sido las posibles causas que lo han provocado pues el impacto psicológico viene determinado por éstas.
Para los especialistas el embarazo psicológico sigue siendo un misterio. Un trastorno psicológico del que, aunque se conocen sus posibles causas, no tiene ninguna explicación científica más allá del claro poder que la mente puede llegar a ejercer sobre el cuerpo. Como curiosidades, cabe destacar que, aunque son más infrecuentes, también pueden sufrirlos los hombres y los animales, especialmente los perros. En los últimos años, los embarazos psicológicos en mujeres han disminuido gracias a las técnicas de reproducción asistida.
El embarazo psicológico sigue siendo un trastorno inexplicable para los expertos de la salud que no encuentran una razón médica que lo justifique. A pesar de ello, todos coinciden en la necesidad de un tratamiento, pero ¿lo cubre la Seguridad Social?
Aunque el embarazo psicológico sigue siendo un trastorno muy raro para el que los expertos aún no encuentran una explicación médica ni científica, la realidad es que existen casos famosos documentados de embarazo psicológico desde tiempos remotos.
Aunque para los médicos el embarazo psicológico sigue siendo un trastorno sin explicación científica, si pueden intuirse algunas de las principales causas que lo provocan. Es cierto que los casos más comunes se producen en mujeres con un deseo desmedido por ser madre, pero también ocurre en jóvenes que comienzan a tener sus primeras relaciones sexuales y en mujeres que acaban de comenzar la menopausia.
Por increíble que parezca, una mujer puede tener los mismos síntomas que cuando está embarazada como ausencia de regla, náuseas, mareos, e incluso, sentir que su barriga va en aumento, y en realidad no estarlo. Es lo que se conoce como embarazo psicológico. Pero ¿qué es exactamente?
Para los expertos el embarazo psicológico sigue siendo una gran incógnita para la que no encuentran ninguna explicación científica. Aunque sus causas, vienen determinadas en la mayoría de los casos por factores emocionales, siguen sin encontrar una explicación lógica a este trastorno.
El embarazo psicológico, también conocido como pseudociesis, se da entre 1 y 6 de cada 22.000 embarazos reales, según los especialistas ¿Por qué se produce? Sigue siendo un enigma para los expertos, ya que es un trastorno psicológico que demuestra el poder de la mente sobre el cuerpo.
IDENTIFICA LOS SÍNTOMAS
¿Cómo identificar un embarazo psicológico? Te contamos cómo saber si tu embarazo es real o psicológico.
BUSCA AYUDA SI CREES QUE LA NECESITAS
Si eres de las parejas que lleva al menos un año intentando quedarse embarazada y no lo consigue, no te preocupes. Lo primero que debes hacer es acudir a un especialista, sobre todo, si tienes más de 35 años. A veces, más si tenemos en cuenta el estrés y tensión que genera no conseguir el embarazo, el tratamiento psicológico es uno de los remedios para mejorar la fertilidad, fundamentalmente si habéis decidido someteros a un tratamiento de reproducción asistida.
TERAPIA PSICOLÓGICA Y EMBARAZO
Apoyo psicológico en los tratamientos de fertilidad: por qué es importante que contemos con ayuda psicológica.