barra head

Una guía de 12 pasos sobre qué esperar (realmente) con la FIV

Una guía de 12 pasos sobre qué esperar (realmente) con la FIV

Mira, puedes leer sobre el proceso paso a paso de la FIV en varios lugares (como aquí: Una introducción al proceso de FIV) y con suerte, has sido bien equipado por tu clínica. Pero es probable que usted esté recibiendo la versión brillante de alto nivel; los pasos técnicos ordenados que, aunque desalentadores, parecen sencillos.

Pero si le preguntas a cualquiera que haya pasado por el proceso te dirá que los pasos anunciados son realmente sólo una parte de la historia. Hay mucha más agallas y trastornos emocionales involucrados en el proceso que cualquier folleto podría destacar.

Aquí, en lenguaje llano, están los 12 pasos reales de un procedimiento de FIV.

1. Remisión para FIV

¡Eek! La fecundación in vitro es la mejor oportunidad para un bebé. ¿Quizás la única oportunidad? Siéntete eufórica y aliviada de que por fin esté aquí, mientras que al mismo tiempo sientes pánico. ¿Y si la opción de la "red de seguridad" también falla? Siente todas las sensaciones.

Cuéntaselo a un puñado de personas y luego siéntete solo. Que te digan "¡qué emocionante!" la familia y los amigos que tratan de apoyarte pero no son conscientes de las estadísticas. Asumen que la FIV siempre funciona y no lo saben:

a) Estás a punto de caminar por la cuerda floja de tus esperanzas y sueños.

b) Tienes un mal equilibrio, especialmente cuando estás lleno de hormonas.

Y luego, como es tan familiar con la infertilidad, esperas. Y esperas. Y esperas....

2. Cita inicial

Anticipar una cita que cambie la vida (no lo es) porque la FIV comienza hoy (no lo es) y la espera ha terminado (no lo es). Celebre el hecho de que está un paso más adelante.

Entra en la clínica y pasa el guante de fotos de bebés sonrientes. Delibera con tu pareja sobre si esto da esperanza o es de mal gusto. Decida su mal gusto mientras hace una nota mental para enviar su propia foto de bebé si el tratamiento tiene éxito.

Reúnete con las enfermeras. Haga que le revisen la identidad más a fondo que en el control de pasaportes y firme los formularios. Muchos formularios. Para todo.

Reúnete con el consultor. Decida que tomar notas es demasiado geeky y que definitivamente recordará lo que se dijo en la cita. Definitivamente. Olvida al instante cada palabra al salir de la habitación y maldícete por no tomar notas.

Agárrese a un dibujo ininteligible del consultor sobre cómo funciona su útero (o no funciona en su caso) y reflexione sobre su significado que una vez fue claro pero que ahora se le escapa. Considere, y luego descarte, el enmarcarlo y ponerlo en casa como arte "interpretativo" de la FIV.

3. Implicaciones de la Cita/Drogas Cita

Reúnete de nuevo con las enfermeras. Haz que te agiten una aguja en la cara que sería apropiada para tranquilizar a un elefante y que casi se desmaya. Averigua que no es la que se usa para la inyección. Finge que lo sabías dando una pequeña risa de broma mientras internamente das un gran suspiro de alivio.

Se le mostrará cómo mezclar las drogas, agarrar la grasa e inyectarse. Que la enfermera te pida que te hagas un simulacro. Un reconocimiento observado y criticado. ¿Y ahora qué? Sí, ahora. Coge la aguja. Dígase a sí misma "puede hacerlo". Sonría con confianza, como si le pareciera la cosa más natural del mundo. Reciba guiños alentadores de su pareja y de la enfermera. No te tranquilizas. Uno no tiene que hacerlo nunca y el otro lo hace diariamente. Hacer un chiste sobre no tener grasa de sobra en el estómago sólo para tener múltiples áreas señaladas por su pareja (gracias, amor).

4. Colección de Drogas

Vaciar la nevera de todos los productos perecederos para dar paso a su nueva vocación en la vida como almacén de drogas. Recoger las drogas de la clínica. Conduce a casa con extrema precaución, como si trabajaras para una autoridad nuclear transportando una bomba atómica.

Esparce todas las drogas en la mesa de la cocina. Toma una foto y envíasela a tu compañero con algún comentario divertido sobre "ser un señor de la droga". Lee las descripciones de cada caja. Infórmese de que sus drogas deben ser almacenadas a temperatura ambiente. Dale la vuelta en tus manos. Dese cuenta de que no tiene ni idea de lo que hace y reemplácela cuidadosamente sobre la mesa. Siéntese y mire el próximo mes o dos y miles de dólares esparcidos frente a usted. Ten un poco de pánico, potencialmente un llanto rápido, y luego sigue con el resto del día (que incluye ir a comprar comida para reponer la nevera).

5. 5. Escaneos de progreso

Póngase delante del espejo para ver si su vientre se ve hinchado. Pruebe un ángulo diferente y otro. Saque su vientre. Decide que eso es hacer trampa. Tengan miedo de que la falta de hinchazón signifique que no está funcionando. Lanza un ataque de silbido. Ningún tratamiento de fertilidad funciona para ti nunca. ¿Por qué esperar que la FIV sea diferente, eh? Entrar en la sala de exploración como un globo desinflado esperando lo peor.

Te sorprenderá saber que los folículos se están desarrollando y que tienen muchos números lanzados alrededor (el tamaño de cada folículo). Frota tu barriga con orgullo. Sabías que todo iba a salir bien. Salga flotando de la sala de exploración en la nube nueve. Prométete a ti mismo no volver a entrar en pánico por la hinchazón. Olvida esto en el próximo escaneo de progreso y repite los pasos anteriores.

6. Disparo del gatillo

No lo estropees. No seas idiota. No saques la parte de atrás de la jeringa. No la derrames en el suelo. No arruines el momento. Tiene que ser exacto. EXACTO. ¿Cómo de exacto? ¿Como al minuto? Mézclalo temprano. Siéntese a mirarlo y preocúpese de que se cuaje. Haz que tu compañero te mire como un halcón y comprueba que no haces nada estúpido. La pareja te mira fijamente, mientras tú miras la aguja. Y los dos esperan, por su franja horaria exacta.

¡Disparo hecho! Uf. La inyección final. Comienza la cuenta atrás de 36 horas.

7. Recolección de huevos

Siente lástima por tu pareja, ya que tener un orgasmo obligatorio en condiciones clínicas debe ser difícil. Entonces recuerde que se va a operar después de semanas de inyecciones y siéntase un poco menos arrepentido.

Despierta en el postoperatorio con la garganta como una lija. Que la enfermera te pregunte si necesitas hacer pis. Negativo, pero gracias por preguntar. Espera nerviosa la visita del embriólogo para saber cuántos huevos se han recogido. Convénzase de que no es ninguno, sin ninguna razón lógica. Pregúntele de nuevo si necesita ir al baño. No, gracias.

Tener los huevos del almuerzo están en el menú, como es apropiado. Que le pregunten de nuevo sobre la necesidad de orinar (¿la enfermera tiene un fetiche?) Que su pareja le informe que necesita orinar con éxito antes de que le den el alta. Sentirse como un idiota. Vaya a orinar.

8. La progesterona va ¿dónde?

Enfrenta de frente (o más apropiadamente... primero el fondo) tu miedo a los pesarios/supositorios. Entra en el clásico debate "por delante o por detrás". Decide mezclarlo, porque eres esa clase de chica. Maravíllense con el imparable lío ceroso creado en el fuelle de sus calzoncillos. Decidan que "escudete" es una palabra horrible que nunca debe ser usada. Comprar pantyliners. Y ropa interior nueva. Empieza a ponerte en marcha. Pregúntense qué otros pequeños objetos domésticos podrían, en teoría, empujar ahí arriba. Me pregunto por qué te asustaste por esta etapa, es pan comido.

9. El embriólogo llama

Quédese en casa todo el día esperando nerviosa la llamada. Ve a las tiendas por dos minutos. Recibe una llamada en público. Típico. Responder a los comentarios del embriólogo con algo precipitado y sin sentido:

  • "La mayoría han fertilizado" - "Oh, ¿entonces sí produzco huevos?"
  • "Siento decir que sólo uno ha fertilizado" - "Bueno, yo no quería gemelos de todos modos"
  • "Son una mezcla en términos de calidad" - "Está bien, no se puede evitar".

Piensa en si el embriólogo puede bloquear tu tratamiento si te consideran demasiado estúpido para reproducirte. Espero que no.

10. Transferencia de embriones

Quítate los pantalones, otra vez. Arriba aparece una imagen en la pantalla de tu hermoso paquete de celdas. Siéntase emocionado. Llora. Haz una minidoméstica civilizada con tu pareja para saber si tomar una foto (¿lo gafa?). Mira una pajita de plástico que contiene todas tus esperanzas y sueños pasando por una escotilla de servicio de los 70 en la pared. Me pregunto si una taza de té y un bollo lo seguirá. Observa a todos en la habitación mientras todos miran tu panecillo.

Y sólo RELÁJATE. Sí, claro.

11. Dos semanas de espera

No dejes piedra sin remover en tus intentos de "completar Google". Lee cada artículo, artículo de investigación, entrada de blog, sobre las tasas de éxito de la FIV. Considere responder a la mujer loca de ese foro sobre la realización de hechizos. Entonces recuerda que eres una persona normal en una situación difícil y recupera la compostura.

Lee en cada punzada, gorjeo o tirón. Decide que definitivamente significa que estás embarazada o a punto de comenzar tu período. Recuerde que esas son las únicas dos opciones. Piense que, en realidad, la sensación es más probable que sea el elástico apretado de sus nuevas bragas. Intenta distraerte con una taza de té. Mientras te bebes la taza, haz una última búsqueda en Google.

12. Prueba de embarazo

El Día D ha llegado. La tortuosa espera de dos semanas ha terminado (¡yupi!), pero no quieres hacerte la prueba. Porque de una forma u otra, la FIV ha terminado. ¿Puede su corazón hacer frente? Recuerde que usted es fuerte. Por supuesto, puede hacer frente, no importa lo que pase.

Maravíllese de lo profesional que es la prueba de orina de la clínica en comparación con sus baratos de Amazon. Ten la orina más importante de tu vida. Ve a la cocina y haz una taza de té (el té lo hace todo mejor).

Respira profundo. Regresa para descubrir tu destino.

Noticias relacionadas