El avance tecnológico que hace de la fertilidad un lujo

LA TECNOLOGÍA FÉRTIL

El avance tecnológico que hace de la fertilidad un lujo

El avance tecnológico que hace de la fertilidad un lujo. Es una pregunta inminente si traer o no a los niños a un mundo en el que los polos se están derritiendo y las redes sociales son una enfermedad, pero para aquellos que deciden hacerlo, tener un bebé es una práctica logísticamente difícil que se vuelve más y más costosa cuanto más espere uno.

La congelación de óvulos se está volviendo cada vez más popular, entre las personas que quieren postergar la procreación durante sus mejores años de desarrollo profesional. Pero la congelación de óvulos no es un camino garantizado para el embarazo; la investigación sobre las probabilidades de fertilizar con éxito los óvulos después de la congelación ha sido escasa, y, según las clínicas líderes de FIV en Europa, solo alrededor de un tercio de los óvulos congelados que se descongelan dan como resultado el embarazo.

Para facilitar este proceso, una compañía llamada Future Fertility ha presentado un algoritmo que puede detectar qué óvulos resultarán finalmente en una fertilización exitosa con una precisión del 90 por ciento, según informó la popular publicación Wired esta misma semana. Este algoritmo está trabajando para detectar si los embriones duran más de cinco días o si se implantarán con éxito dentro del útero del paciente con la mayor precisión. El hecho de informar a los pacientes cuáles de sus óvulos es más probable que se fertilizen con éxito podría ahorrar tiempo y dinero. Pero la pregunta de cuánto tendrán que pagar los pacientes para acceder al algoritmo de Future Fertility es aún desconocida.

El director médico de Future Fertility, Dan Nayot, dice que dependerá de cada clínica decidir si buscarán una suscripción para incorporar el puntaje de un óvulo como parte estándar de la congelación de huevos y la FIV, u ofrecerlo como un servicio complementario con tasas adicionales.

El avance tecnológico que hace de la fertilidad un lujo

Si bien la tecnología ha hecho que convertirse en padre sea una posibilidad para una gama más amplia y variada de personas, esa flexibilidad tiene un precio, lo que la hace fuera del alcance de todos, excepto de los más ricos. Congelar y almacenar sus óvulos se ha vuelto más común, pero cuesta decenas de miles de dólares. "Muchas mujeres tendrán que someterse a este tipo de procedimiento más de una vez", informó el NPR en 2014, y agregó que "la mayoría de las compañías de seguros no cubren el costo de la congelación de óvulos, ni siquiera por razones médicas cuando el cáncer pone en peligro la fertilidad de una mujer joven”.

Compañías tecnológicas como Facebook y Google han comenzado a ofrecer la congelación de huevos como un beneficio para los empleados. Pero excluyendo los escenarios en los que el seguro de salud cubre estos tratamientos, los tratamientos de fertilidad amenazan con reforzar las divisiones de clase existentes a medida que aumentan de precio. Esto ya está sucediendo con la FIV. En diciembre de 2018, Collier Meyerson escribió para Wired:

“La ley y la política actuales que rodean a la FIV, donde a algunos se les da acceso a tratamientos costosos mientras que a otros les quedan fuera de su alcance, son equivalentes a una nueva eugenesia”, afirma la profesora de derecho de la Universidad de California en Irvine, Judith Daar, “porque permiten características demográficas como las socioeconómicas estado, raza, etnia, estado civil, orientación sexual y discapacidad para suprimir el acceso a la tecnología reproductiva”.

La nueva tecnología médica puede ser emocionante, pero no significa nada para los pacientes si no pueden acceder a ella. Tal vez va siendo hora de encontrar un camino intermedio global que pueda facilitar este tipo de tratamientos a todos los ciudadanos que lo necesiten.

Noticias relacionadas
load