Lo que deberías saber sobre el vómito infantil

MUY NORMAL

Lo que deberías saber sobre el vómito infantil

El vómito infantil. Mi bebé vomita mucho. ¿Es la señal de un problema?

Debido a que muchas enfermedades comunes de la infancia pueden causar vómitos, debes esperar que tu hijo tenga este problema varias veces durante estos primeros años. Por lo general, termina rápidamente y sin tratamiento, pero esto no hace que sea más fácil para ti ver como esa pobre criatura regurgita sus comidas.

Ese sentimiento de impotencia combinado con el temor de que algo grave pueda suceder y el deseo de hacer algo para mejorarlo pueden hacer que te sientas tensa y ansiosa. Para ayudarte a sentirse más tranquila, veremos unos ejemplos de las causas de los vómitos y lo que puedes hacer para tratar a tu hijo cuando ocurra.

En primer lugar, hay una diferencia entre vómitos y escupir. El vómito es la expulsión forzada del contenido del estómago a través de la boca. Escupir (lo que se ve con más frecuencia en bebés menores de un año) es el flujo fácil de los contenidos del estómago que salen de la boca, frecuentemente con eructos.

El vómito ocurre cuando los músculos abdominales y el diafragma se contraen vigorosamente mientras el estómago está relajado. Esta acción refleja es activada por el "centro de vómitos" en el cerebro después de haber sido estimulada por alguna razón:

  • Nervios del estómago e intestino cuando el tracto gastrointestinal está irritado o inflamado
  • Productos químicos en la sangre (por ejemplo, medicamentos)
  • Estímulos psicológicos
  • Estímulos del oído medio (como en vómitos causados por mareos)

Las causas comunes de escupir o vomitar varían según la edad. Durante los primeros meses, por ejemplo, la mayoría de los bebés escupen pequeñas cantidades de fórmula o leche materna, generalmente dentro de la primera hora después de ser alimentados. Este "queso", como se le llama a menudo, es simplemente el movimiento ocasional de comida desde el estómago, a través del tubo (esófago) que conduce a él, y sale de la boca. Esta forma de escupir tiende a disminuir a medida que el bebé crece, pero puede persistir de forma leve hasta los diez o doce meses de edad. Escupir no es grave y no interfiere con el aumento de peso normal.

Lo que deberías saber sobre el vómito infantil

Hay vómitos ocasionales pueden ocurrir durante el primer mes. Si aparece repetidamente o es inusualmente contundente, llama a tu pediatra. Puede ser solo una leve dificultad para alimentarse, pero también puede ser un signo de algo más serio.

Entre las dos semanas y los cuatro meses de edad, los vómitos fuertes persistentes pueden ser causados por un engrosamiento del músculo en la salida del estómago. Conocida como estenosis hipertrófica pilórica, este engrosamiento evita que los alimentos pasen a los intestinos. Requiere atención médica inmediata. Generalmente se requiere cirugía para abrir el área estrechada. El signo importante de esta afección es el vómito forzado que ocurre aproximadamente entre quince y treinta minutos o menos después de cada alimentación.

En ocasiones, el escupir en las primeras semanas o meses de vida empeora en lugar de mejorar, es decir, aunque no sea contundente, ocurre todo el tiempo. Esto sucede cuando los músculos en el extremo inferior del esófago se relajan demasiado y permiten que los contenidos del estómago retrocedan. Esta condición se conoce como enfermedad de reflujo gastroesofágico, o ERGE.

Los rotavirus son una causa principal de vómitos en bebés y niños pequeños, con síntomas que a menudo progresan a diarrea y fiebre. Estos virus son muy contagiosos, pero se están volviendo menos comunes que en el pasado, debido a la disponibilidad de una vacuna que puede prevenir la enfermedad. El rotavirus es una de las causas virales de la gastroenteritis, pero otros tipos de virus, como los norovirus, los enterovirus y los adenovirus, también pueden causarla.

Noticias relacionadas
load