Bebés y televisión: el desarrollo del cerebro necesita tu ayuda

CUIDEMOS LOS CEREBROS VÍRGENES

Bebés y televisión: el desarrollo del cerebro necesita tu ayuda

Bebés y televisión: el desarrollo del cerebro necesita tu ayuda. El desarrollo de un niño está determinado en gran medida por las experiencias. En estos días, esas experiencias involucran cada vez más el uso de la tecnología. La televisión, Internet, las tabletas o los teléfonos inteligentes son familiares para los más pequeños.

Por ejemplo, en 2011, el 10% de los niños menores de dos años había usado un teléfono, tableta o dispositivo similar. En 2013, esa proporción fue del 38%. Ahora mismo es probable que la cifra sea mucho más alta. ¿Este mayor uso de la tecnología afecta el desarrollo de los niños? La respuesta es que sí.

El cerebro humano es un sistema dinámico que se adapta constantemente a su entorno externo. Cuando los aspectos de ese entorno cambian, por ejemplo, cuando se muestran imágenes en la pantalla de una computadora, el cerebro también cambia. Y se piensa ampliamente que el cerebro infantil es más maleable que el adulto.

Pero, ¿son los cambios provocados por un mayor uso de la tecnología realmente perceptibles y persistentes? ¿Son positivos o negativos? También hay varios elementos que podrían tener un efecto. El tipo de tecnología utilizada, por ejemplo, la duración o frecuencia de la exposición y el contenido.

Estos son temas importantes para examinar, y los investigadores han analizado otros similares. Por ejemplo, un famoso estudio descubrió que escuchar a Mozart mejora el rendimiento de un niño en algunas pruebas de CI, lo que llevó a un auge en las ventas de la música del gran compositor.

Sin embargo, investigaciones posteriores (más detalladas) encontraron que el efecto no es específico de la música clásica. De hecho, se observa cuando una experiencia lleva a un aumento similar en la excitación y el estado de ánimo). Y, como sabe cualquier fanático de la música, el efecto de la música en la excitación y el estado de ánimo nunca puede ser permanente.

Bebés y televisión: el desarrollo del cerebro necesita tu ayuda

A pesar de los numerosos estudios que analizan el uso de la tecnología en niños mayores, muy pocos han proporcionado datos sobre niños menores de dos años. El estudio más importante hasta la fecha encontró que ver la televisión solo tuvo un impacto negativo en la comprensión del lenguaje en niños de 8 a 16 meses.

Los medios de detección también se han asociado con una cantidad y calidad de sueño más deficientes, en parte debido a una asociación entre el uso de la tecnología y la hora de acostarse más tarde, y también a causa de la sobreestimulación, la hiperautorización y la eliminación de la hormona melatonina.

Pero la utilidad de los medios de pantalla en realidad puede variar, dependiendo del contenido y la edad del niño. Aunque hay evidencia de que los niños de 15 meses pueden aprender el lenguaje de señas a partir de videos instructivos, no hay evidencia de que los niños menores de dos años puedan aprender palabras de ellos.

Algunas investigaciones sugieren que es más probable que los niños aprendan y recuerden las palabras de una presentación en vivo que un video. Y es más probable que los niños de dos años localicen un objeto oculto cuando se les da pistas en persona y no cuando alguien interactúa con ellos mediante un video pregrabado.

La interacción en vivo estimula diferentes circuitos neuronales que la escucha pasiva. Los niños de cuatro meses responden más a una persona cuyas acciones coinciden con las suyas a medida que su sentido del yo se desarrolla y se vuelven más conscientes del mundo externo.

Incluso si descubrimos que la tecnología involucra a los niños menores de dos años y facilita su desarrollo cognitivo y motor, la imagen emergente sugiere que el uso de la tecnología debería complementar, no reemplazar, la interacción entre padres e hijos.

Noticias relacionadas
load