Narices congestionadas: ayudando al bebé a respirar

MOCOS DE UN RECIÉN NACIDO

Narices congestionadas: ayudando al bebé a respirar

Narices congestionadas: ayudando al bebé a respirar. Pocas cosas son peores que escuchar a tu recién nacido esforzarse por respirar debido a una nariz taponada. Cuando no puede respirar bien tampoco puede comer bien, y un bebé hambriento y enfermo no es divertido para la mamá ni para el bebé. Desafortunadamente, al ser tan pequeño no puedes darle medicina para aliviar su malestar. Sin embargo, puedes probar un par de opciones para que respire claramente otra vez.

Puede que no haya nada que haga que un padre se sienta más indefenso que cuando su pequeño está taponado, congestionado e incómodo. El goteo de mocos, las molestias constantes y otros signos de incomodidad pueden hacer que tanto tú como el bebé o tu niño pequeño se sientan horriblemente mal. Ya sea un resfriado, alergias o una causa diferente, la congestión del bebé es algo que sucede con bastante frecuencia.

La congestión en los recién nacidos

La mayoría de los recién nacidos respiran solo por la nariz hasta que tienen al menos 2 meses de edad. Por lo tanto, cuando se dificulta la principal forma de respirar de su pequeño, se pueden desarrollar problemas más graves, como dificultad respiratoria, problemas para dormir y problemas para alimentarse.

Las principales causas de la congestión son el virus del resfriado normal, las infecciones virales del tracto respiratorio superior y, posiblemente, las alergias a la leche o la soja.

Gotas salinas

Las gotas salinas son una buena primera opción para limpiar la nariz de su bebé. Sostén a tu bebé en posición vertical y rocía la solución en cada fosa nasal; luego coloca al bebé para dejar que la solución fluya de vuelta a su nariz. Si usa gotas, acuesta a tu bebé boca arriba y pon de tres a cuatro gotas en cada orificio nasal; luego retén su cabeza por un minuto.

También puedes hacer tu propia solución salina. Utiliza agua tibia destilada o filtrada y añade una pizca de sal. Luego, siga las mismas instrucciones que con la solución de la tienda.

Este tipo de gotas de solución salina aflojan el moco en la nariz del bebé y pueden estimularlo a estornudar, lo que mueve el moco hacia la parte delantera de su nariz, para que puedas llegar al moco obstruido.

Narices congestionadas: ayudando al bebé a respirar

Aspirador nasal

Después de las gotas de solución salina, use un aspirador nasal para tratar de aspirar el moco. Apriete la el émbolo, coloque el extremo en la fosa nasal de su pequeño y luego suelte la bombilla lentamente. Repita dos o tres veces en cada fosa nasal.

Otros consejos

Utilice un humidificador de vapor frío en la habitación de tu pequeño para agregar humedad y ayudar a despejar su congestión. Otra alternativa es hacerlo en el cuarto de baño. Una vez dentro, con el cuarto lleno de vapor, ayudará a limpiar su nariz. Usa una ducha caliente, cierra la puerta del baño y siéntate en el baño con su pequeño por unos minutos.

Trata de que tu bebé coma del pecho o tome un biberón con la mayor frecuencia posible, ya que los líquidos adicionales ayudan a diluir la mucosidad. La mucosidad más delgada es más fácil para que su pequeño estornude o suelte la tos.

Si su bebé tiene un moco pegajoso y crujiente alrededor de su nariz, use un hisopo de algodón mojado para limpiar el área. Durante las épocas más calurosas los mocos son menos habituales, pero no des por sentado que no vayan a hacer acto de aparición: alergias y reacciones están aguardando a la vuelta de la esquina para llenar los orificios nasales de nuestros hijos de los indeseables huéspedes.

Noticias relacionadas
load