Los extractores de leche pueden introducir bacterias dañinas

¡CUIDADO!

Los extractores de leche pueden introducir bacterias dañinas

Los extractores de leche pueden introducir bacterias dañinas. El uso de un extractor de leche puede presentar a los bebés el tipo de bacteria "equivocada" y tal vez aumentar el riesgo de asma infantil.

Shirin Moossavi, de la Universidad de Manitoba, Canadá, y sus colegas descubrieron que la leche de las bombas contenía niveles más altos de microbios potencialmente dañinos que la leche directamente del seno.

"El aumento de la exposición a patógenos potenciales en la leche materna podría suponer un riesgo de infección respiratoria en el bebé", dice Moossavi. Esto podría explicar por qué los bebés alimentados con leche bombeada tienen un mayor riesgo de asma pediátrica en comparación con los alimentados exclusivamente con el pecho, dice.

No está claro exactamente cómo se establecen las bacterias en el intestino del bebé. Los microbios de la madre que se llevan en la leche materna son una vía probable, pero también lo es la transferencia de bacterias de la boca de un bebé que succiona.

Los extractores de leche ofrecen una tercera vía artificial: una que potencialmente puede transmitir una variedad de bacterias ambientales al bebé.

Para el estudio, los investigadores buscaron genes bacterianos en muestras de leche materna de 393 madres sanas de tres a cuatro meses después del parto.

El equipo descubrió que el contenido bacteriano de la leche que se alimenta a los bebés de las madres difiere mucho de un bebé a otro.

La leche administrada de los extractores de leche contenía niveles más altos de "patógenos oportunistas" potencialmente dañinos, como los del género Stenotrophomonas y la familia Pseudomonadaceae.

En contraste, la lactancia directa sin bomba se asoció con los microbios que se encuentran típicamente en la boca, así como con una mayor riqueza y diversidad de bacterias. Esto sugiere que los microbios bucales de los bebés juegan un papel importante en la determinación del tipo de bacteria que se encuentra en la leche materna.

Los extractores de leche pueden introducir bacterias dañinas

"Este estudio amplía considerablemente nuestra comprensión de la microbiota de la leche materna y los factores que podrían influir en ella", dice la coautora del estudio Meghan Azad en el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Manitoba. "Los resultados inspirarán nuevas investigaciones sobre la lactancia materna y la leche materna, especialmente en relación con el bombeo".

El uso de un extractor de leche podría transferir el tipo “incorrecto” de bacteria a los bebés y aumentar el riesgo de asma infantil, según sugiere una investigación reciente.

Aunque antes se consideraba estéril, ahora se sabe que la leche materna contiene una comunidad compleja de bacterias que ayuda a establecer la microbiota intestinal del bebé, escriben los autores del estudio. Si este proceso se interrumpe, el bebé puede desarrollar una microbiota disbiótica, lo que provoca predisposición a enfermedades crónicas como alergias, asma y obesidad.

En futuros estudios, los investigadores explorarán más a fondo la composición y función de la microbiota de la leche. Además de las bacterias, perfilarán hongos en las muestras de leche. También planean investigar cómo la microbiota de la leche influye tanto en la microbiota intestinal de los bebés como en el desarrollo y la salud infantil. Específicamente, sus proyectos examinarán la asociación de la microbiota de la leche con el crecimiento infantil, el asma y las alergias. Este trabajo podría tener implicaciones importantes para las estrategias basadas en microbiota para la prevención temprana de enfermedades crónicas.

No estamos diciendo que te olvides de extraer leche para tu bebé ni mucho menos, pero no deja de ser un nuevo estudio llamativo, sobre todo para esas madres que han tenido un bebé grande que demanda mucho alimento y que están "condenadas" a pasar las horas pegadas a un extractor.

Noticias relacionadas
load