Cómo manejar la regresión del sueño de los 4 meses

SE ACABÓ EL DORMIR

Cómo manejar la regresión del sueño de los 4 meses

Cómo manejar la regresión del sueño de los 4 meses. La temida regresión del sueño de los 4 meses es el momento en que los patrones de sueño de tu bebé cambian y se despiertan a menudo durante la noche y no quieren volver a dormir. Y si tu bebé está despierto, tú también. Como nuevo padre, estos lapsos en el sueño pueden ser muy agotadores.

Las regresiones del sueño son temporales y completamente normales. A menudo coinciden con una aceleración del crecimiento o el desarrollo del cerebro. El cerebro de su bebé está en constante evolución a medida que se adapta a su nuevo entorno y comienza a aprender nuevas habilidades. En este momento, tu bebé puede estar trabajando para dominar cómo moverse o sentarse. Este tiempo de aprendizaje puede ser un poco estresante y frustrante para su nuevo bebé, y sus patrones de sueño pueden reflejar eso.

La primera regresión del sueño ocurre cuando el bebé tiene aproximadamente cuatro meses de edad y otros pueden ocurrir en el futuro. Dado que es el primero, la regresión del sueño de cuatro meses suele ser la más difícil para los padres. Las regresiones del sueño suelen durar de dos a cuatro semanas. Las regresiones del sueño son comunes, pero no todos los bebés tendrán una regresión del sueño en ese momento.

¿Cuáles son los signos?

Si tu bebé estuvo durmiendo bien durante toda la noche y luego, de repente, no es así, podría ser una regresión del sueño. El signo principal es un empeoramiento repentino en los patrones de sueño alrededor de los 4 meses de edad. Otros signos de una regresión del sueño incluyen:

agitación

múltiples despertares nocturnos

menos siestas

cambios en el apetito

La buena noticia es que tu bebé está creciendo y aprendiendo cosas nuevas. Ahora están cada vez más comprometidos con el ambiente que los rodea.

Cómo manejar la regresión del sueño de los 4 meses

Manejando la Regresión del Sueño de 4 Meses

Recuerda que las regresiones del sueño son temporales. Trata de mantenerlo en perspectiva y date cuento que tu bebé está frustrado con el rápido crecimiento de su cuerpo y su mente. Tu bebé ahora está más comprometido y consciente de su entorno y de ti. El bebé puede sentir tu presencia y saber si estás o no cerca. Tómalo como una oportunidad para enseñarle a tu bebé hábitos saludables de sueño.

Dale a tu bebé tiempo para practicar durante el día

Tu bebé está trabajando arduamente para dominar sus nuevas habilidades y puede intentar practicar en la noche, manteniéndolas. Asegúrate de darle a tu hijo tiempo durante el día para que practique para rodar o sentarse.

Alimenta a tu bebé durante el día

A esta edad, tienen una curiosidad increíble por el mundo que los rodea y pueden desviar su atención de una alimentación antes de que estén llenos. Asegúrate de alimentar a tu bebé en un ambiente donde no haya distracciones. La alimentación completa durante el día y justo antes de acostarse puede ayudar a evitar que tu bebé tenga hambre en medio de la noche.

Una vez que tu bebé ha comenzado a dormir toda la noche, si comienzan a llorar en la noche, evita alimentarlo. Si tu bebé siempre se alimenta para que deje de llorar por la noche, es posible que esperen esta respuesta cada vez que se despiertan.

Mantener la habitación oscura

Cuando pongas al bebé a dormir la siesta, mantén la habitación lo más oscura posible para que pueda dormir mejor. Si tu bebé se despierta demasiado pronto, la oscuridad lo ayudará a quedarse dormido.

Establecer una rutina

A esta edad, los bebés necesitan aproximadamente de 10 a 12 horas de sueño por noche y un par de siestas durante el día. Ahora es el momento de comenzar a regular los patrones de sueño y las siestas de tu bebé. Colóquelos en la cuna para la siesta y por la noche mientras están despiertos pero adormecidos. Tu bebé necesita aprender a quedarse dormido por su cuenta.

Noticias relacionadas
load