Cómo coger a tu bebé sin miedo

CONSEJOS PARA ELLOS (SOBRE TODO)

Cómo coger a tu bebé sin miedo

Cómo coger a tu bebé sin miedo. Después de la parte sencilla, esa en la que una matrona o un médico deposita con delicadeza a tu bebé en tu regazo, llega la hora de la verdad: hay que ir a casa y estaréis solos. Una de las primeras pruebas, mucho antes que el baño y, dependiendo de la situación, incluso antes de la alimentación, es coger con confianza al recién nacido sin miedo a que sus partes comiencen a desmontarse como si fuera un señor (o señora) Potato.

Paso 1: lávate las manos

Asegúrate de que tus manos estén limpias antes de levantar al bebé. El sistema inmunológico del bebé aún se está desarrollando, por lo que cualquier germen que lleves encima puede enfermarlo. Considera mantener el desinfectante de manos cerca para los visitantes que también quieren conocer al bebé.

Paso 2: Ponte cómodo

La comodidad es una de las cosas más importantes acerca de sostener a tu bebé. No solo debes sentirte físicamente cómodo, sino que también quieres sentirte confiado. Algunos padres experimentados afirman que se toma alrededor de cinco minutos para sentirse cómodo con la idea de sostener a tu recién nacido.

Es completamente lógico sentirse un poco asustado al principio. Dale tiempo, date tiempo y recuerda respirar.

Paso 3: Proporcionar apoyo

Al sostener a un recién nacido, es muy importante tener siempre una mano para apoyar la cabeza y el cuello. Después de todo, la cabeza de su bebé es la parte más pesada de su cuerpo al nacer. Presta especial atención a las fontanelas de los bebés, que son los puntos blandos en la parte superior de la cabeza.

Los recién nacidos carecen del control muscular del cuello para mantener sus cabezas apoyadas por su cuenta. Este detalle no suele alcanzarse hasta cerca del cuarto mes de vida.

Cómo coger a tu bebé sin miedo

Paso 4: Elige tu posición

La tenencia comienza con recoger al bebé. Cuando vayas a levantar a tu bebé, coloca una mano debajo de su cabeza y otra bajo su parte inferior. Desde allí, eleva su cuerpo al nivel de tu pecho.

Mientras apoyes la cabeza y el cuello del bebé, la posición depende de ti. Experimenta probando diferentes posturas para ver cuál se siente mejor para ambos.

El agarre de cuna es una de las maneras más fáciles y mejores para sostener a tu recién nacido durante las primeras semanas de vida:

Con el bebé horizontal al nivel de tu pecho, desliza una mano de abajo hacia arriba para sostener su cuello. Empuja suavemente la cabeza del bebé contra la curva de tu codo.

Mientras acunan la cabeza, mueve tu mano del brazo de soporte a su parte inferior. Tu brazo libre podrá hacer otras cosas o proporcionar apoyo adicional.

Otra forma de hacero es acostar a tu bebé, con el estómago hacia abajo, sobre el antebrazo con la cabeza hacia el codo. Sus pies deben caer a ambos lados de tu mano, inclinados más cerca del suelo para que el bebé esté ligeramente inclinado. Esta posición es útil si el bebé tiene gases y necesita eructar. Acaricia suavemente la espalda del bebé para hacer salir el gas.

Intenta el contacto piel con piel mientras sostienes al bebé. Es una gran manera de uniros y mantenerlos calientes. Puedes colocarlo contra tu pecho desnudo y cubrirlo con una manta. 

Nunca agites a tu bebé, ya sea para jugar o para expresar la frustración. Hacerlo puede causar graves daños internos e incluso la muerte.

En realidad no existe una manera correcta o incorrecta de sostener a tu bebé, solamente consejos. Aunque son pequeños, los recién nacidos son menos frágiles de lo que piensas. La clave es sentirse cómodo y apoyar su delicada cabeza y el cuello de su pequeño. Puede que sostener a tu bebé te parezca raro o aterrador al principio, pronto se convertirá en algo natural con la práctica ;)

Noticias relacionadas
load