La matrona transgénero que ha revolucionado el mundo

¬°VIVA LA REVOLUCI√ďN!

La matrona transgénero que ha revolucionado el mundo

La matrona transgénero que ha revolucionado el mundo. Fue la peor ventisca que se desató en el estado de Nueva York en casi una década. Las ambulancias tardarían casi media hora en llegar. Simon Adriane Ellis trató de mantener la calma. Tenía que evitar que su mejor amiga diera a luz hasta que los paramédicos llegaran allí. Armado con dos lecturas del libro The Birth Partner y una llamada a la matrona de su amiga, Ellis pudo dilatar el nacimiento del bebé a través de ejercicios de respiración.

Los paramédicos, milagrosamente, llegaron allí. El bebé nació. Ellis nunca había presenciado un momento más humano en toda su vida. Con unas leves indicaciones, se convirtió en matrona.

El mundo de las matronas está impregnado de cosmovisión cisgénera y heteronormativa. Tradicionalmente, cuando una matrona ofrece apoyo a una embarazada, ella (hay matronas de todas las identificaciones de género, pero aquí el valor predeterminado es "ella") podría recordarles que serán unas grandes madres y que el cuerpo de la mujer es un tremendo manantial del poder femenino. No es raro que un cuidador prenatal se refiera calurosamente a una mujer embarazada como "mamá".

Ahora, 15 años después, Ellis se está especializando en la atención de matronas, y parte de su labor es ayudar a hombres trans y no binarios a embarazarse y dar a luz.

"Hago mucho trabajo en torno a la salud trans en general", afirma Ellis, que también es trans. "Cosas como la terapia hormonal y ginecológica, pero mi enfoque principal es educar a los proveedores de servicios trans en el cuidado de personas trans y no binarias que están creando familias, sea de la forma que sea".

La matrona transgénero que ha revolucionado el mundo

Durante los primeros años de la incursión de Ellis en el mundo del cuidado de la salud sabía desde el principio que quería trabajar con otras personas trans.

"Fui la segunda persona masculina que había tomado ese curso", dijo Ellis. "Todos giraron sus ojos hacia mí como '¿Por qué haces esto?' Cuando dije por qué, los hombres trans que tenían bebés, lo dudaban, y yo pensé: '¡Esto es algo real!'".

Cuando Ellis expresó por primera vez su interés en trabajar con personas trans y no binarias como matrona fuea principios de la década del año 2000, y se encontró con burlas y rechazo. Un poco después, en 2007, Thomas Beatie, un hombre trans, quedó embarazada, cambiando las perspectivas de muchas personas sobre el embarazo y el género.

"Las cosas han cambiado hasta cierto punto y en otras formas no han cambiado en absoluto", continúa Ellis. "Ha sido difícil atravesar personalmente por este camino para convertirme en una matrona. Sigue siendo difícil ser una matrona y es difícil para mis pacientes trans y no binarios", dice Ellis. "Es tal vez la profesión más claramente diferenciada".

Ellis cree que la biología entre una mujer cisgénero que da a luz y un hombre trans que da a luz es insignificante. Sin embargo, no hay mucha investigación disponible para respaldar eso.

El mundo de las matronas está impregnado de cosmovisión cisgénera y heteronormativa. Tradicionalmente, cuando una matrona ofrece apoyo a una embarazada, ella (hay matronas de todas las identificaciones de género, pero aquí el valor predeterminado es "ella") podría recordarles que serán unas grandes madres y que el cuerpo de la mujer es un tremendo manantial del poder femenino. No es raro que un cuidador prenatal se refiera calurosamente a una mujer embarazada como "mamá".

Noticias relacionadas