Michelle Obama y su increíble ayuda a los tratamientos de fertilidad

LA VALENT√ćA DE LA PRIMERA DAMA

Michelle Obama y su increíble ayuda a los tratamientos de fertilidad

La impactante historia sobre la fertilidad de Michelle Obama. El estereotipo cultural de una paciente de FIV es una mujer blanca mayor, a pesar de que las mujeres negras tienen casi el doble de probabilidades de luchar con la infertilidad.

En una entrevista televisada para ABC, Obama compartió la historia del aborto espontáneo, hace más de 20 años, que la llevó a buscar tratamiento para la infertilidad.

"Sentí que había fallado", le dijo Obama a Roberts. "Porque no sabía lo comunes que podían ser los abortos espontáneos. Porque no hablamos de ellos ".

Tal vez no debería sorprendernos. Después de todo, entre el 10 y el 25 por ciento de los embarazos conocidos terminan en abortos espontáneos, y en los 40 años transcurridos desde el nacimiento de Louise Brown, el primer "bebé de probeta" del mundo, más de 8 millones de niños han nacido mediante la fertilización in vitro. Además, realmente no era asunto nuestro: los Obamas tenían todo el derecho de proteger a sus hijas y la vida familiar de un escrutinio adicional.

Pero es interesante considerar por qué Michelle Obama mantuvo en privado su aborto espontáneo y su tratamiento de fertilidad, y lo que significa para ella revelarlo ahora.

Imagina toda la presión de estar en esa posición, como la primera primera dama afroamericana. Ahora ella puede contar su historia independientemente de su marido y sin el riesgo adicional de que su historia afecte o se vea afectada por su administración.

Imagina toda la presión de estar en esa posición, como la primera primera dama afroamericana. Ahora ella puede contar su historia independientemente de su marido y sin el riesgo adicional de que su historia afecte o se vea afectada por su administración.

Cuando la familia Obama se convirtió en la primera familia, Sasha y Malia tenían 7 y 10 años, sus padres casi una década después de las dificultades de fertilidad de las que escribe la primera dama en sus memorias. Hubo nuevos desafíos, especialmente para Michelle, que ingresó en la Casa Blanca doblemente, o incluso triplemente, restringida: como mujer, afroamericana y trabajadora.

Michelle Obama y su increíble ayuda a los tratamientos de fertilidad

Las representaciones cinematográficas y televisivas de mujeres infértiles, como la muy aclamada Vida Privada de Tamara Jenkins, muestran una y otra vez a las mujeres de la misma demografía: mayores, heterosexuales, de clase media alta, educadas, blancas. Esta imagen es tan común que muchos médicos han internalizado el estereotipo, asumiendo que las mujeres blancas tienen un mayor riesgo de infertilidad. Por eso las declaraciones de Obama son tan importantes. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad y Michelle ha dado una lección al mundo con sus declaraciones.

La percepción errónea que puede promover la ficción puede afectar la investigación, las referencias a endocrinólogos reproductivos y la divulgación a pacientes potenciales. Un estudio del año 2012 del profesor de derecho Jim Hawkins sobre la publicidad en clínicas de fertilidad encontró que el 97 por ciento de las clínicas incluía fotografías de bebés blancos en su sitio web, y el 62 por ciento solo mostraba fotografías de bebés blancos. Hawkins especuló que esta publicidad sesgada corría el riesgo de alejar a los pacientes de minorías, y advirtió de la posibilidad de que los tratamientos "afiancen las normas racistas".

De hecho, la infertilidad no solo es un problema probable masculino o femenino; es también probable entre minorías, pobres y aquellos con menos educación. Las mujeres afroamericanas, que tienen tasas más altas de fibromas uterinos, tienen casi el doble de probabilidades que las mujeres blancas de sufrir infertilidad. Un estudio reciente concluye que las mujeres afroamericanas esperan el doble de tiempo que las mujeres blancas para ver a un médico por infertilidad y tienen menos probabilidades de buscar tratamiento. Esto hace que las noticias sobre el aborto espontáneo de Michelle Obama y el tratamiento de FIV sean especialmente significativas.

Noticias relacionadas