El ignorado problema de la infertilidad en los hombres: cómo superar el tabú

TERMINEMOS CON ESE PROBLEMA

El ignorado problema de la infertilidad en los hombres: cómo superar el tabú 

Tratamientos de infertilidad y hombres: cómo superar el tabú. La infertilidad masculina es un problema realmente importante que puede que no reciba la importancia suficiente.

El mundo de la fertilidad suele estar orientado hacia las mujeres, a pesar del hecho de que la infertilidad masculina es ahora la razón más común para que muchas parejas del mundo se decanten por una FIV. Deberíamos estar prestando más atención.

La fertilidad, y en particular la falta de ella, se enmarca casi exclusivamente como un problema femenino. Y mientras las mujeres pasan la vida siendo plenamente conscientes de que deben vigilar sus reservas ováricas, pocos hombres crecen imaginando que ta vez pudieran tener problemas para ser padres en el futuro.

Se dice que la infertilidad afecta al 15% de la población mundial, lo que lleva a la Organización Mundial de la Salud a reconocerla como un problema de salud mundial. Los estudios de calidad de esperma en diferentes países han mostrado una disminución en los últimos años. La disminución en la calidad de los espermatozoides se ha relacionado con estilos de vida poco saludables, como malos hábitos alimenticios, falta de ejercicio, estrés, consumo de drogas, tabaco y alcohol. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que ciertos nutrientes y suplementos dietéticos pueden ayudar a mejorar la calidad del esperma y la fertilidad masculina.

El año pasado, un estudio apocalíptico realizado por la Universidad Hebrea de Jerusalén descubrió que los recuentos de espermatozoides en Occidente se han reducido en más de la mitad en las últimas cuatro décadas y continúan disminuyendo, lo que, según los autores del estudio, podría llevar a la "extinción de la especie humana”.

Y los científicos dicen que no entendemos realmente por qué. A pesar de todos los increíbles avances en la tecnología reproductiva, en cierto modo el enfoque de la infertilidad masculina parece que apenas ha progresado.

El análisis de semen estándar no ha cambiado realmente desde el siglo XIX: analizar una muestra de esperma con un microscopio para evaluar tres parámetros clave: recuento de espermatozoides (¿cuántos hay?), Motilidad (¿pueden nadar?) Y morfología (¿qué aspecto tienen?). Y eso es ... bueno, básicamente eso. Si los resultados de este análisis básico de semen indican un problema de esperma, la pareja será remitida a una clínica de fertilidad para el tratamiento de FIV (específicamente, ICSI, una forma de FIV donde el embriólogo inyecta el esperma directamente en el óvulo).

El ignorado problema de la infertilidad en los hombres: cómo superar el tabú

La evidencia sugiere que ICSI es el tratamiento más efectivo para ayudar a una pareja con un diagnóstico de infertilidad por factor masculino para tener un bebé. Así que en este sentido, este camino tiene sentido total.

Un hombre con un diagnóstico de infertilidad es referido a un especialista en salud reproductiva de la mujer, y su pareja normalmente se someterá a numerosas investigaciones, aunque en realidad no tenga ningún problema de fertilidad.

En el pasado, los aspectos clínicos de la infertilidad masculina se trataban principalmente con urólogos. Pero una vez que llegó el ICSI, la medicina de fertilidad se convirtió casi exclusivamente en el dominio de los ginecólogos. Lo que significa que los clínicos estaban tratando a hombres infértiles con poco o ningún conocimiento para diagnosticar o tratar a pacientes masculinos.

Los ginecólogos no realizan exámenes físicos en los hombres para detectar problemas testiculares que puedan estar afectando su fertilidad (que podrían resolverse fácilmente ).

En lugar de diagnosticar la causa del problema, para determinar la mejor manera de tratarlo, la solución predeterminada es simplemente usar ICSI para evitar el problema.

A estas alturas de la vida, casi en 2019, lo cierto es que va siendo hora de superar el problema simplemente concienciándose de que el problema está ahí, localizado, y que los hombres deberían empezar a tener en cuenta todo lo que pueda acontecer en su futuro a la hora de formar una familia. No es más que tener las cosas en la cabeza y recordar que tal vez deberían tener sus recuentos de esperma tan presentes como las mujeres con sus reservas ováricas.

Noticias relacionadas
load