La fertilidad y el reloj biol├│gico en la cultura moderna

CÓMO RETRASAR ESE RELOJ

La fertilidad y el reloj biológico en la cultura moderna.

La fertilidad y el reloj biológico en la cultura moderna. Después de la pubertad, la fertilidad femenina aumenta durante la veintena, para luego disminuir después de los 30 años, pero existen métodos modernos que permiten a las mujeres extender sus años de maternidad.

Hay una disminución significativa en la fertilidad a partir de los 35 años, siendo raro el embarazo espontáneo en mujeres mayores de 44 años. Incluso antes de la pubertad, los óvulos comienzan a desarrollarse todos los días y, a menos que sean ovulados, degeneran y no pueden ser reemplazados.

La menopausia, el cese de los períodos menstruales, se debe a la pérdida total de óvulos. Ocurre desde mediados de los 40 hasta mediados de los 50, y marca el cese absoluto de la fertilidad natural.

Comprender los hechos de la fertilidad y la edad es importante para las mujeres que desean planificar sus vidas. En Francia, a principios de la década de los 80, la inseminación de donantes con participación de mujeres fue de 11 por ciento en mujeres menores de 30 años, 7,6 por ciento entre los 31 y 35 años y 5 por ciento más de 35 años. La fertilidad mensual fue de 11 por ciento a los 30 años, 9 por ciento a 35 y 5 por ciento a 40. 

Esta relación entre la edad y la fertilidad femenina a menudo se denomina "reloj biológico" y no debe ignorarse. Sin embargo, nuestra cultura moderna fomenta el retraso de la maternidad, con el resultado de que muchas mujeres sanas que eran perfectamente fértiles a los 30 años tendrán problemas de infertilidad a los 35 o 40 años.

Se han sugerido varios estilos de vida y técnicas médicas para mantener la fertilidad femenina. Los intentos de preservar los ovarios funcionales en el ovario mediante la supresión de la ovulación con píldoras anticonceptivas o inyecciones reductoras de hormonas han fallado, porque el desarrollo inicial del óvulo es espontáneo y no es inducido por hormonas.

La fertilidad y el reloj biológico en la cultura moderna.

Sin embargo, se han desarrollado varias técnicas exitosas. Desde terapias reproductivas avanzadas, hemos aprendido a estimular los ovarios para que produzcan muchos óvulos, que se pueden cosechar con una aguja y congelar para usarlos en el futuro, incluso sin ser fertilizados. La congelación de óvulos no fertilizados permite a una mujer conservar su fertilidad sin preocuparse por una pareja en particular.

Otra opción, que es más radical pero simple en la técnica, es realizar una laparoscopia (una operación de "ombligo") y extirpar quirúrgicamente las tiras de ovario normal, que luego se congelan. En el momento deseado, es posible crear un embarazo espontáneo. Esta técnica, que tiene la ventaja de un tratamiento hormonal prolongado, es especialmente útil para las mujeres con cáncer de pérdida de fertilidad.

El número y la calidad de los óvulos no es el único factor que conduce a la reducción de la fertilidad. Las mujeres mayores tienden a tener parejas mayores, que probablemente tengan recuentos de esperma más bajos. La vía de la anestesia, incluidos los fibromas, la endometriosis, la anovulación (falta de ovulación en el ciclo menstrual), la resistencia a la insulina, los ovarios poliquísticos, los trastornos de la tiroides y la diabetes.

Todos estos asuntos pueden abordarse, pero debemos tener en cuenta que no siempre es exitoso. Una guía útil puede ser el recomendar a las mujeres que tengan su primer bebé antes de los 35 años y los últimos a los 40.

¿Con quién deberías y cómo deberías vivir? Lógicamente, no deberiais fumar ni consumir drogas, evitar el alcohol, mantener un peso saludable y por qué no hacer ejercicio regularmente. También deberías reflexionar seriamente sobre la conservación del óvulo, que puede extender el rango y te permite estar lista para llegar al embarazo a través de un método más natural hasta cumplidos los 50.

Noticias relacionadas