En qué consiste la preservación de la fertilidad

PRESERVACIÓN DE LA FERTILIDAD. POR LA VIDA

En qué consiste la preservación de la fertilidad

Preservación de la Fertilidad Masculina. Todos los días, una mujer joven recibe un diagnóstico de cáncer. A diferencia de los hombres, que a menudo reanudan la producción de esperma en los meses posteriores a la finalización del tratamiento del cáncer, los óvulos de una mujer a menudo se dañan permanentemente después del tratamiento del cáncer.

La preservación de la fertilidad es el proceso de salvar o proteger óvulos, espermatozoides o tejido reproductivo para que una persona pueda usarlos para tener hijos biológicos en el futuro.

Las personas con ciertas enfermedades, trastornos y eventos vitales que afectan la fertilidad pueden beneficiarse de la preservación de la fertilidad. Estos incluyen personas que:

Han estado expuestas a sustancias químicas tóxicas en el lugar de trabajo.

Padecen endometriosis.

Tienen fibromas uterinos.

Están a punto de ser tratados por cáncer.

Están a punto de ser tratados por una enfermedad autoinmune, como el lupus.

Padecen una enfermedad genética que afecte la fertilidad futura.

Van a retrasar el tener hijos.

Existen varias opciones para preservar la fertilidad.

Las opciones para preservar la fertilidad en el caso masculino incluyen:

Criopreservación de esperma. En este proceso, un varón proporciona muestras de su semen. Luego, el semen se congela y se almacena para uso futuro en un proceso llamado crioconservación.

Blindaje gonadal. El tratamiento de radiación para el cáncer y otras afecciones puede dañar la fertilidad, especialmente si se usa en el área pélvica. Algunos tratamientos de radiación utilizan técnicas modernas para apuntar los rayos a un área muy pequeña. Los testículos también pueden protegerse con un escudo de plomo.

Las opciones para preservar la fertilidad para las mujeres incluyen:

En qué consiste la preservación de la fertilidad

Crioconservación de embriones. Este método, también llamado congelación de embriones, es la opción más común y exitosa para preservar la fertilidad de una mujer. Primero, un proveedor de atención médica extrae los óvulos de los ovarios. Los óvulos luego se fertilizan con esperma de su pareja o un donante en un laboratorio en un proceso llamado fertilización in vitro. Los embriones resultantes se congelan y almacenan para uso futuro.

Crioconservación de ovocitos. Esta opción es similar a la crioconservación de embriones, excepto que los óvulos no fertilizados se congelan y almacenan.

Blindaje gonadal. Este proceso es similar al blindaje gonadal para los hombres. Se toman medidas, como apuntar los rayos a un área pequeña o cubrir el área pélvica con un escudo de plomo, para proteger los ovarios de la radiación.

Transposición ovárica. Un proveedor de atención médica realiza una cirugía menor para mover los ovarios y, a veces, las trompas de Falopio desde el área que recibirá radiación a un área que no recibirá radiación. Por ejemplo, se pueden reubicar en un área de la pared del abdomen que no recibirá radiación.

Algunas de estas opciones, como la crioconservación de espermatozoides, ovocitos y embriones, están disponibles solo para hombres y mujeres que han pasado por la pubertad y tienen espermatozoides y óvulos maduros. Sin embargo, el blindaje gonadal y la transposición ovárica pueden utilizarse para preservar la fertilidad en niños que no han pasado por la pubertad.

Como ves, la preservación de la fertilidad es un nuevo campo de la medicina que ayuda a preservar la fertilidad en pacientes con tratamiento contra el cáncer o con otras afecciones que amenazan la fertilidad, como el lupus, los quistes ováricos y un historial familiar de menopausia temprana. La preservación de la fertilidad y la congelación de óvulos también ofrece opciones para mujeres jóvenes y sanas que desean posponer el inicio de sus familias hasta que sean mayores. Hay muchas razones para hacer preservar la fertilidad en hombres y mujeres. Hay muchas razones para vivir.

Noticias relacionadas
load