barra head

¿Cuáles son los problemas de la gestación subrogada?

MATERNIDAD SUBROGADA

problemas de la gestacion subrogadaProblemas de la gestación subrogada: los inconvenientes de este procedimiento de reproducción asistida.

El debate acerca de la gestación subrogada o maternidad subrogada está más vivo que nunca, y sobre todo en nuestro país. En España, esta práctica sigue siendo ilegal y los partidos políticos no consiguen llegar a un consenso sobre ella. Mientras tanto, son aquellas familias que se lo pueden permitir económicamente las que viajan a otros países para poder ser padres utilizando este polémico procedimiento.

El principal argumento de los que están en contra de traer hijos al mundo mediante un vientre de alquiler, término que a menudo se utiliza para definir a las madres gestantes, es que mercantiliza el cuerpo femenino. Las mujeres que se ofrecen para gestar el hijo de otra persona suelen recibir una recompensa económica a cambio, una cantidad y unos beneficios que son mayores o menores dependiendo del país en el que se lleve a cabo el procedimiento. La principal razón por la que esto no resulta ético es porque son las mujeres con la necesidad de obtener dinero las únicas que se prestarían a “alquilar” su cuerpo para gestar a un bebé.

La iglesia católica es por supuesto uno de los sectores que se posiciona completamente en contra de la maternidad subrogada. La iglesia solo concibe la idea de ser padres mediante el método tradicional. Por esta misma razón, tampoco está a favor de utilizar otros métodos de reproducción asistida que no impliquen a una tercera persona, como puede ser la fecundación in vitro o la inseminación artificial. Aunque reconoce la importancia de reproducirse y lo grave que es la esterilidad, ya sea en el hombre o en la mujer, la adopción es la única forma legítima que tienen para la iglesia de criar a un hijo cuando existe la infertilidad.

problemas de la gestacion subrogada

¿Qué problemas presenta la gestación subrogada?

Además de tener en contra a varios sectores y de proponer un dilema ético y moral, la maternidad subrogada supone varios problemas que pueden afectar a todas las partes. En primer lugar, las madres gestantes, aquellas que engendran al bebé que finalmente será entregado a otros padres, sufren un daño emocional para el que no siempre están preparadas. Para conseguir superar este proceso, necesitan concienciarse durante los nueve meses de que el bebé que está dentro de ellas no es su hijo, pero el coste emocional que esto supone puede llegar a ser demasiado grande.

Para los padres que esperan al bebé, el proceso de la maternidad subrogada tampoco es un camino de rosas, y puede llegar a ser muy difícil en algunos casos. Muchos de ellos no consiguen deshacerse de la idea de que su hijo no los querrá como si fueran sus padres, llegando a generar un problema psicológico y emocional en ellos que acabará afectando a la relación con el hijo.

Por otro lado, al tratarse de una práctica polémica y que sigue siendo ilegal en muchos países, muchas pareja se ven en el dilema moral de tener que elegir recurrir a esta práctica o descartar la posibilidad de ser padres por completo, una decisión que no es fácil de tomar y que, en cualquiera de los casos, tendrá consecuencias emocionales.

Otro aspecto negativo que también debemos tener en cuenta es que la imagen de la gestación subrogada actualmente en la sociedad es muy negativa, y es posible que el entorno de la pareja no comparta sus ideas acerca de recurrir a esta práctica. La falta de apoyo emocional del entorno más cercano en un momento tan delicado como este puede hacer que el proceso hasta el nacimiento del hijo se haga aún más duro y complicado para los futuros padres, agravando aún más los problemas de la gestación subrogada.

Noticias relacionadas