barra head

¿Qué son los tests prenatales no invasivos?

test prenatales no invasivosTests prenatales no invasivos: ¿qué información podemos obtener con ellos?

Hasta hace pocos años, para obtener información del feto durante el embarazo se realizaban pruebas invasivas que conllevaban un riesgo de pérdida fetal del 0,3 al 1%. Estas pruebas eran, por ejemplo, la amniocentesis o la biopsis corial, mediante las cuales se podía obtener información del ADN del feto para saber si existían anomalías cromosómicas en él, como podía ser el Síndrome de Down.

Desde el año 2013, existe la posibilidad de realizar pruebas no invasivas que permiten obtener esta misma información sin poner en riesgo al feto. Mediante el test prenatal no invasivo se puede realizar un estudio del ADN fetal en sangre materna, mediante el cual se puede conocer también si existen anomalías cromosómicas. El test prenatal no invasivo presenta una tasa de detección del 99% frente al 30% de las pruebas anteriores al test prenatal no invasivo, las cuales se practicaban hace casi 20 años. Esto quiere decir que se puede detectar el Síndrome de Down con gran eficacia. Además, gracias a este test, se puede obtener información relativa a otros cromosomas, como los cromosomas sexuales, y se pueden obtener datos sobre otras enfermedades genéticas concretas.

Sin embargo, en la actualidad, aún sigue utilizándose la amniocentesis, ya que se considera que un test no invasivo aún no puede sustituir a este tipo de pruebas si se quiere obtener una amplia información como la que esta prueba ofrece. Por otro lado, los falsos positivos que se obtienen con los test no invasivos no pueden ignorarse. En cambio, la ciencia continúa investigando y avanzando en este campo a gran velocidad, por lo que se piensa que no dentro de muchos años no será necesario realizar ninguna prueba invasiva para obtener una información 100% fiable del feto durante el embarazo.

test prenatales no invasivos

¿Cuándo se realizan los test prenatales no invasivos?

Este tipo de test se realizan únicamente en clínicas privadas ya que la Seguridad Social no cubre estas pruebas. Por lo tanto, cualquier embarazada que quiera obtener esta información puede solicitar este test a su ginecólogo.

Sin embargo, hay casos en los que realizarse este test es más recomendable que en otros. Por ejemplo, el test prenatal no invasivo suele recomendarse en los embarazos de gemelos o cuando el embarazo se ha producido mediante Fecundación In Vitro.

El test puede ser realizado por un ginecólogo, aunque existen especialistas en este tipo de pruebas los cuales sabrán interpretar los resultados y ofrecer a la madre toda la información obtenida de los mismos. Esta información suele tardar unas dos semanas desde que se produce la extracción de sangre a la madre.

¿En qué semana de embarazo puede realizarse el test prenatal no invasivo?

Para realizar esta prueba y que obtengamos toda la información que buscamos debemos esperar a que exista la concentración suficiente de ADN fetal en la sangre materna, ya que será mediante la extracción de sangre y su posterior análisis cuando conozcamos los datos del feto. Esto suele darse entre la semana 10 y 12 de embarazo, aunque hay algunos factores que pueden hacer que esto se retrase. Por ejemplo, cuando la madre sufre sobrepeso, la concentración de ADN fetal en la sangre puede bajar y esto hará que los resultados no nos permitan conocer los datos sobre el feto que esperábamos, por lo que tendremos que volver a realizar el test más adelante.

Estos test prenatales no invasivos son las primeras pruebas que permiten conocer esta información del feto únicamente mediante la sangre materna y sin poner en riesgo al feto, por lo que, si estás embarazada, te recomendamos recurrir a ellas en tu clínica o en otra clínica privada que cuente con los especialistas necesarios.

Noticias relacionadas