¿Qué importancia tiene el reloj biológico?

¿Qué importancia tiene el reloj biológico?

En diferentes artículos hemos hablado del reloj biológico, su funcionamiento y cómo afecta a las relaciones sentimentales o a nuestro organismo, pero ¿qué importancia tiene en realidad el reloj biológico?

Su principal función es ordenar de manera temporal las diferentes actividades orgánicas, es decir, es el responsable de que a determinadas horas tengamos hambre o sueño, por ejemplo. Para que te hagas una idea, la importancia del reloj biológico es tal, que incluso el funcionamiento de los órganos como el corazón o el cerebro o la regulación de la temperatura del cuerpo, dependen del reloj biológico.  Practicar deporte, respetar las horas de descanso y llevar una buena alimentación ayudan al correcto funcionamiento del reloj biológico.

Aunque ya comentamos en otra ocasión cómo afecta el reloj biológico al trabajo y a la práctica de deporte, también influye en el resto de actividades rutinarias que realizamos a diario, existiendo un horario recomendado para cada una de ellas. Lo vemos a continuación.

Entre las 6 y las 9 de la mañana

Es el mejor periodo para levantarse de la cama. Es el momento en el que el corazón corre más riesgo de sufrir un paro cardíaco ya que la presión arterial se encuentra en su momento más alto.

Entre las 9 y las 12

En esta franja horaria nuestro cerebro es capaz de procesar la información con mayor intensidad por lo que es el mejor momento para trabajar o realizar cualquier actividad que requiera un esfuerzo mental.

Entre las 12 y las 3 de la tarde

Es el mejor momento para comer. Bajan los niveles de alerta y aumenta la actividad gástrica.

Entre las 3 y las 6 de la tarde

La temperatura interna alcanza su punto máximo. Es el momento en el que el corazón y los pulmones funcionan a tope, por lo que es el momento ideal para practicar ejercicio y realizar actividades físicas.

Entre las 6 y las 9

Es el momento perfecto para cenar, sin excederse para evitar las probabilidades de padecer diabetes u obesidad.

Entre las 9 y las 12 de la noche

La temperatura corporal interna desciende y comenzamos a producir la melatonina, hormona que nos ayuda a conciliar el sueño.

Entre las 12 y las 3 de la mañana

Bajan al mínimo los niveles de atención y alerta, mientras que la melatonina alcanza su pico máximo.

Entre las 3 y las 6 de la mañana

La temperatura corporal se encuentra al mínimo. Curiosamente es la franja horaria en la que se producen más partos naturales.

Noticias relacionadas
load