4 Mentiras sobre la Fecundaci├│n In Vitro

MENTIRAS IN VITRO

mentiras fecundación in vitro

Cuando te sometes a una Fecundación In Vitro después de llevar un tiempo intentándote quedar embarazada los nervios y la ansiedad por saber si esta vez saldrá bien se apoderan de ti. Si encima, a esto le sumas todas las dudas y preocupaciones típicas que surgen, especialmente si va a ser tu primera vez como madre, ¡suerte si no te vuelves loca!

Te contamos las mentiras sobre la Fecundación In Vitro a las que no debes hacer caso.

- Guardar reposo absoluto

La “betaespera”, el momento que transcurre entre la analítica de sangre para detectar si tu cuerpo tiene la hormona Beta hCG que sólo se produce si una mujer está embarazada y el momento en que obtienes los resultados, suele ser interminable. El subconsciente a veces no ayuda, y pensar todo el rato en el resultado u obsesionarse con no hacer ningún tipo de movimiento brusco no contribuye en absoluto a estar relajada. Muchas mujeres se obsesionan hasta el punto de no abrocharse ni los zapatos ni agacharse a coger algo que se les ha caído. Salvo en casos excepcionales, es importante hacer vida normal, por supuesto, no hay que saltar o correr los 100 metros lisos, pero en ningún caso es necesario mantener reposo absoluto.

- Sólo se procede a la FIV en caso de infertilidad femenina

Totalmente falso. La infertilidad masculina es casi tan frecuente como la femenina. De hecho, en la mayoría de los casos de parejas que no pueden tener hijos, la causa se debe a la combinación de problemas en ambos. Por ejemplo, una movilidad muy reducida en los espermatozoides de él y un flujo vaginal muy ácido en el caso de ella. Es una técnica que se utiliza independientemente de que la causa de la infertilidad sea masculina o femenina.

- Nunca se consigue la concepción en el primer intento

La posibilidad de que el embrión sobreviva en el primer intento depende de las causas de la infertilidad. Por ejemplo, una mujer de 25 años con obstrucción en las trompas de falopio es muy probable que se quede embarazada en el primer intento, mientras que una mujer de 40 años con endometriosis lo más seguro es que deba intentarlo varias veces hasta que se produzca el embarazo.

- Los niños nacidos de una FIV son más débiles y enfermizos

La aparición de enfermedades existe tanto en el caso de la concepción natural como en el de la Fecundación In Vitro. Además, debes saber que en la clínica sólo se implantan en el útero los embriones totalmente sanos. Todavía antes de la implantación, los médicos pueden detectar anomalías genéticas y otros problemas de salud. Por esta razón, a menudo, los niños cuya concepción ha tenido lugar a través de una FIV, suelen ser más sanos.

En definitiva, no hagas caso de todo lo que oyes y antes de creerte cualquier mentira sobre la Fecundación In Vitro, haz caso a tu sentido común.

Noticias relacionadas