Cómo afecta la edad a los problemas de fertilidad

Cómo afecta la edad a los problemas de fertilidad

La edad en una mujer es uno de las características más importantes relacionadas con la capacidad para concebir. Los problemas de fertilidad por la edad son numerosos, debido a los cambios que se producen en el organismo a partir de unos años determinados, como proceso natural de envejecimiento.

Para empezar, la cantidad y calidad de óvulos va disminuyendo de forma natural y progresiva desde que una mujer nace hasta que alcanza la menopausia. Esta disminución es gradual hasta aproximadamente los 30 años, pero a partir de este momento, se acelera rápidamente. Ésta es la razón principal por la que la edad para la donación de óvulos nunca supera esos años, e incluso, las donantes ni siquiera sobrepasan los 25 años en algunos casos.

Otro de los problemas de fertilidad por la edad son los ciclos irregulares, lo que hace más complicado conocer cuáles son los días fértiles y, por lo tanto, los días con mayor probabilidad de lograr un embarazo. A esto hay que unir que son más frecuentes los casos de abortos espontáneos y las anomalías cromosómicas como por ejemplo el síndrome de Down.

Si tienes más de 35 años y llevas al menos un año intentando tener un bebé, deberías acudir al médico para que te realice un estudio exhaustivo de fertilidad con diversas pruebas que pueden ayudar a determinar las razones por las que no logras ese embarazo tan deseado, aunque en algunos casos, las razones son desconocidas. La mayoría de las veces se deben a factores combinados que afectan a ambos miembros de la pareja.

En el caso de los hombres, los problemas de fertilidad por edad comienzan mucho más tarde que en la mujer. Es a partir de los 45 a 49 años cuando comienzan a sufrir cambios en sus espermatozoides que pueden llegar a causar dificultades a la hora de buscar un embarazo.

Noticias relacionadas
load