El fantasma de las pérdidas pasadas

El fantasma de las pérdidas pasadas

Querida Amalah,

Hace un año (15 de junio de 2010), mi marido y yo nos quedamos mirando el test de embarazo casero y 2 líneas rosas... Yo empecé a reírme como una idiota y él se quedó mirando. Llevábamos 6 meses intentándolo y estábamos encantados. Soy adoptada y toda mi vida quise ir a la universidad (sin título en mente), casarme (con algún chico) y tener bebés... no un bebé, bebés... ¡y aquí vamos! En fin, después de dejar de reírme como una loca, hicimos las cuentas y me di cuenta de que estaba de 5 semanas y llamé al médico. Fui y me hicieron otra prueba de embarazo, y otra, y otra y FINALMENTE obtuvieron un positivo muy débil en su prueba de embarazo. Me preocupó un poco, pero me aseguraron que estaba bien y que era normal al principio del embarazo.

El fantasma de las pérdidas pasadasMe dieron cita para el seguimiento y la primera ecografía a finales del mes siguiente. En ese momento estaría de unas 10-11 semanas y podría escuchar el latido del corazón y todas esas cosas buenas. No pasaron ni 3 semanas y mi marido, Aaron y yo celebramos nuestro aniversario de boda, y 4 días después mi hermana pequeña dio a luz a su primer hijo después de un embarazo infernal (9 meses de náuseas matutinas, 2 hospitalizaciones, anemia, estreptococo, lo que fuera).

La mañana de mi cita, el 22 de julio de 2010, noté un poco de manchado. Como soy una fanática de la investigación, sabía que no era un gran problema. No era de color rojo intenso ni nada por el estilo e iba a ir al médico y lo resolveríamos. Fui al médico a rellenar los 5 zillones de hojas de papel, y entré a esperar. Aaron vino conmigo y nos sentamos a hablar de cómo llamaríamos a sus abuelos cuando saliéramos del médico porque estarían muy emocionados. El médico entró y mientras completaba el examen inicial hablamos del manchado y de reojo vi (con humor) a Aaron retorcerse. Esa sería la última vez que me reí durante un tiempo. No hay latido, entra la máquina de ultrasonido, hmmm... ¿qué es eso? Y empezó la prueba. Más sangre, sonogramas más intensos.

El 31 de julio fui anfitriona de un baby shower, estaba vestida y hablaba con Aaron sobre cuándo llegaría a casa cuando sonó el teléfono. Sra. Sawyer, tiene un embarazo molar, tiene que ir al hospital ahora mismo para que le hagan un legrado de urgencia porque puede empezar a tener una hemorragia en cualquier momento. A pesar de la conmoción, hice algunas preguntas, me controlarían durante la noche y el legrado estaba programado para las 7 de la mañana del día siguiente. Debería haber oído la voz de mi médico cuando le dije que iba a organizar un baby shower para mi amiga en una hora y que iría después. Eso sí, la mitad de su conmoción se debió a que el hospital en el que iba a ingresar está a unas 3 horas en coche de mi casa (nuestro hospital local no tiene una UCIN y empezó a realizar cesáreas hace 2 años... un hospital de pueblo que da miedo) Y si su conmoción fue mala, Aaron se quedó atónito ante mi negativa a ir AHORA MISMO. Sin embargo, me gané 2 horas. Era la 1 de la tarde, la ducha empezaba a las 2, se lo explicaría a mi amiga y me iría a las 3. Mientras me preparaba para la ducha hice llamadas a mi familia informándoles. Mis padres se subieron al coche y empezaron el viaje de 5 horas hasta el hospital y mi hermana sólo lloraba.

El legrado estuvo bien, me han dicho que Aaron se paseó por el suelo de la sala de espera. Las más de 30 visitas médicas a las que he acudido desde entonces han ido todas bien. Estuve increíblemente tranquila y controlada durante unas 6 semanas después del DyC, tras lo cual me puse a llorar durante horas sin motivo alguno. Me dieron antidepresivos, no porque fuera una suicida, sino porque en ese momento daba clases de preescolar... una profesora que lloraba histéricamente + 30 niños pequeños = bueno, ya te puedes imaginar. Estuve con ellos hasta después de las vacaciones de Navidad, porque no podía coger a mi sobrino pequeño sin llorar, y luego los dejé. He estado bien, mejor desde que pasó lo que hubiera sido mi fecha de parto. Y este año daré clases de primer grado, lo que será un buen cambio.

El médico ha dicho que podemos volver a intentarlo en octubre... Yo cumpliré 29 años en octubre y mi marido 34 en diciembre. Estoy TAN preparada para volver a intentarlo. Tengo tanto miedo de volver a intentarlo. Si tengo otro embarazo molar ha habido comentarios de los médicos sobre los genetistas, o una histerectomía.

He divagado y te he contado todo eso para preguntarte esto. ¿Qué hago con el miedo? No soy una mujer que teme a las cosas, excepto a las arañas, tengo un miedo en gran medida irracional a esas cosas de 8 patas.... En fin, he manejado la pena, la culpa (aunque no fue mi culpa) y he visto a TODAS mis amigas tener bebés, o volver a embarazarse, pero parece que no puedo controlar el miedo.

Me gusta mucho tu blog y seguiré leyéndolo. Tus hijos son preciosos.

Gracias,

Tia

Oh Tia. Es tan cliché y suena tan trillado, pero realmente desearía poder llegar a través de Internet y darte un abrazo. Y luego llevarte a tomar vino y quesos de lujo. O papas fritas con queso y tocino, si estás más de ese tipo de humor.

Así que escucha. Creo que necesitas hablar con alguien. Un terapeuta, un trabajador social, un consejero, un pastor, un grupo de apoyo, alguien. Veo una referencia a los antidepresivos, pero nada sobre HABLAR con alguien sobre tu experiencia y sentimientos durante el último año. Al igual que no necesitas ser "suicida" para que los antidepresivos sean la opción correcta, tampoco necesitas estar activamente deprimida o tener ataques de pánico o incluso estar completamente consumida por el miedo para justificar el hablar con alguien que te entienda y pueda ayudarte más que un columnista de consejos online que nunca ha estado en tus zapatos y que, honestamente, no puede ni imaginar lo que debe haber sido para ti. (La DUCHA DEL BEBÉ. Dios mío, fuiste a una DUCHA DEL BEBÉ).

El miedo forma parte del duelo, el miedo también forma parte de ser un ser humano en un mundo imprevisible e incontrolable. Es comprensible que tu cerebro vaya al peor escenario posible (otro embarazo molar, genetistas, histerectomía, la muerte de tu sueño de tener hijos biológicos). Creo que todos lo hacemos de vez en cuando. El problema es cuando te quedas estancada aquí, como tú, sin poder pasar a la acción por lo que PODRÍA pasar. Yo he hecho eso con problemas y decisiones mucho, mucho menos importantes - permití que mis pensamientos saltaran hacia el Posible Resultado #17, que era el HORROR Y LA MALDICIÓN, y luego como que... me congelé y me asusté y me encontré incapaz de tomar CUALQUIER decisión porque ¿qué pasa si qué pasa si?

Al final, suelo respirar hondo y reconocer que sí, que el resultado posible nº 17 está ahí y en el ámbito de las posibilidades. Y luego he vuelto a respirar hondo y me he animado a pensar que también hay al menos otros 16 resultados posibles que tienen la misma probabilidad de ocurrir. Tal vez incluso más.

Para ti, sí, la posibilidad de otro desamor está ahí, y algunas decisiones y diagnósticos muy duros. Pero también existe la posibilidad de un embarazo viable y saludable que te dé tu primer bebé de entre varios bebés, y que te permita seguir adelante y construir la familia completa de tus sueños, mientras que el recuerdo de tu primera pérdida permanece, pero se desvanece hasta convertirse en una cicatriz plana y opaca en lugar de una herida abierta y succionante en el pecho.

Supongo que es esa línea de pensamiento de "¡salta! y la red aparecerá", y ahí es donde probablemente terminarían mis consejos si me escribieras para decir que tienes miedo de intentar tener un bebé por... oh, si tenemos suficientes ahorros o nuestro apartamento es pequeño o si todavía estoy estudiando, etc. El tipo de temores que acosan a TODAS las parejas que están a punto de intentar concebir. Pero... tú eres especial, francamente, porque has pasado por MUCHO. Creo que está bien reconocer que tú, tu historia y tus miedos son especiales y merecen una atención especializada. Así que, de nuevo, busca un terapeuta, un psicólogo, un trabajador social licenciado o un consejero especializado en duelo/miedo/ansiedad, un grupo de apoyo a la pérdida del embarazo, alguien. (¿Quizás haya incluso un recurso superespecializado para adultos adoptados que estén trabajando en problemas de embarazo y fertilidad sin el beneficio de una historia familiar completa? ¿Comentarios?) No es un signo de debilidad o de locura o de ser incapaz de "superarlo ya" o LO QUE SEA.

Te deseo la mejor de las suertes y espero que todo te salga a la perfección.

Noticias relacionadas