La infertilidad secundaria puede ser confusa y difícil para muchas familias

La infertilidad secundaria puede ser confusa y difícil para muchas familiasLa infertilidad secundaria se produce cuando una pareja ha tenido al menos un hijo, intenta quedarse embarazada de nuevo, pero no concibe tras al menos un año de intentos. Este diagnóstico puede ser confuso y alucinante. La última vez no tuviste problemas para quedarte embarazada. Entonces, ¿por qué no ocurre ahora? Resumen

Muchas personas asumen que la infertilidad primaria es más común que la secundaria. La infertilidad primaria es cuando una pareja nunca ha tenido hijos y no puede concebir. Sin embargo, según una revisión publicada en 2018, la infertilidad secundaria es la forma más común de infertilidad femenina.

Las parejas que experimentan una infertilidad secundaria pueden ser más propensas a posponer la búsqueda de ayuda. También es posible que los amigos, la familia e incluso los médicos resten importancia a sus problemas de fertilidad. Después de todo, tienen un hijo. (O dos hijos, o más...) ¿No es suficiente?

La verdad es que, tanto si luchas por el hijo número uno, como por el número dos o el número cinco, hay que afrontar la ansiedad y el dolor.

Enfrentarse a la infertilidad secundaria tiene sus propios retos.

Usted tiene una imagen de lo que pensaba que sería su familia. Es posible que tu hijo te pida un hermano. Y las causas médicas de la infertilidad secundaria no son menos difíciles de tratar y diagnosticar que la infertilidad primaria.

Causas

La infertilidad secundaria está causada por los mismos problemas que conducen a la infertilidad primaria.

Estas causas incluyen:

  • Infertilidad masculina debido a un recuento de espermatozoides bajo o ausente, problemas con la forma de los espermatozoides (también conocidos como morfología de los espermatozoides) o problemas con el movimiento de los espermatozoides (también conocidos como motilidad de los espermatozoides)
  • Problemas de ovulación, ya sea ovulación irregular o anovulación
  • Obstrucción de las trompas de Falopio
  • Endometriosis
  • Fibromas
  • Abortos recurrentes
  • Problemas inmunológicos (problemas con las células asesinas naturales o anticuerpos antiespermáticos)
  • Moco cervical hostil
  • Problemas con el endometrio
  • Adherencias o cicatrices uterinas
  • Inexplicable

Alrededor de un tercio de los casos de infertilidad están relacionados con la infertilidad masculina, otro tercio está relacionado con la infertilidad femenina y otro tercio está relacionado con problemas tanto en el hombre como en la mujer o sigue siendo inexplicable.

Factores de riesgo

La mayor pregunta que se hacen quienes experimentan una infertilidad secundaria es por qué esta vez no se produce la concepción.

La infertilidad secundaria puede aparecer cuando...

Eres mayor: si tuviste tu primer hijo a los 35 años y estás intentando tener un segundo a los 38, tu fertilidad ha disminuido de forma natural.

La edad es una de las principales causas de infertilidad secundaria.

Estás con una nueva pareja: puede ser que tu nueva pareja tenga un problema de infertilidad no diagnosticado. Pero también es posible que el que tiene hijos de una relación anterior haya desarrollado un problema de fertilidad.

Puede darse cualquiera de las dos situaciones.

Se ha agravado un problema de fertilidad subyacente: es posible que siempre hayas tenido endometriosis, o que siempre hayas tenido SOP subclínico. Tal vez tus reservas ováricas ya estaban en declive, pero no lo sabías.

El tiempo ha pasado y las cosas han empeorado. Eso sucede.

Has ganado peso: la fertilidad se ve afectada por el peso. El sobrepeso o la falta de peso pueden causar problemas de ovulación en las mujeres, y posiblemente afectar a la salud del esperma en los hombres.

Los padres primerizos suelen ganar peso (en parte por el embarazo y en parte por el estrés y la falta de sueño).

Tiene un nuevo problema de salud: quizá usted o su pareja han desarrollado diabetes. Tal vez esté tomando medicación para la hipertensión. O, tal vez, está sufriendo una depresión.

Cualquiera de estas enfermedades puede afectar a su fertilidad o requerir medicación que puede afectar a su fertilidad.

El último embarazo o parto causó un problema de fertilidad: la infección pélvica o los múltiples procedimientos de DyC pueden causar adherencias uterinas o la obstrucción de las trompas de Falopio.

Si has tenido una cesárea, puedes desarrollar tejido cicatricial, que puede afectar a tu fertilidad.

No hay una razón clara por la que esta vez sea diferente: muchas veces, nadie puede decirte por qué tu problema de fertilidad concreto no te impidió concebir la última vez.

Hay muchas cosas sobre la fertilidad que no entendemos. Nadie tiene todas las respuestas.

Cuándo buscar ayuda

Si tiene menos de 35 años, debe buscar ayuda si no concibe después de un año de intentarlo. Si tienes 35 años o más, debes buscar ayuda después de seis meses. Además, independientemente de la edad que tengas, si sufres dos abortos espontáneos consecutivos, debes buscar ayuda.

Algunas parejas piensan que deben seguir intentándolo incluso después de que pase el año. ¿No concibieron la última vez? Está claro que si siguen intentándolo, esta vez lo conseguirán. ¿No es así?

Por desgracia, puede que no sea así. Así que, por favor, no pospongas la búsqueda de ayuda. Algunas causas de infertilidad empeoran con el tiempo. Retrasar la ayuda puede reducir las probabilidades de éxito del embarazo.

El hecho de que te hayas quedado embarazada en el pasado no garantiza que vayas a concebir de nuevo por ti misma. Lamentablemente, no hay garantías de fertilidad, para nadie.

Pruebas

Las pruebas de la infertilidad secundaria son las mismas que las de la infertilidad primaria. Tanto el hombre como la mujer deben ser examinados.

Quizá estés con una nueva pareja y uno de vosotros haya tenido un hijo y el otro no. ¿Necesita realmente la pareja "probadamente fértil" una prueba de fertilidad?

La respuesta es sí. Lo hacen.

Haber tenido un hijo no significa que no puedas experimentar la infertilidad.

Tratamientos

Los tratamientos para la infertilidad secundaria son los mismos que para la infertilidad primaria. Los tratamientos pueden incluir:

  • Fármacos para la fertilidad, que suelen comenzar con el fármaco para la fertilidad más recetado, Clomid
  • Medicamentos de fertilidad inyectables, conocidos como gonadotropinas
  • IUI
  • FIV, a veces en combinación con otras opciones de reproducción asistida
  • Cirugía, normalmente laparoscópica, para reparar las trompas de Falopio obstruidas o para eliminar los fibromas o los depósitos de endometriosis.

Mientras buscas una solución para tus problemas de fertilidad, es posible que haya amigos y familiares que no aprueben tus decisiones. Puede que se pregunten por qué "te esfuerzas tanto". ¿Por qué no "te relajas"? Ya pasó la última vez, y volverá a pasar.

Estos amigos y familiares se equivocan. Tenga la seguridad de que su necesidad de tratamiento es la misma que la de alguien con infertilidad primaria. No es una "medida extrema" utilizar tratamientos médicos que puedan ayudarle a tener el hijo que desea.

Noticias relacionadas