Cómo es una histerectomía a los 25 años

Rebecca Gibson ya no tiene hijos. En parte, es por elección (casada y con una hija pequeña, quiere seguir con una familia de tres). Pero otro hijo tampoco es una opción: El año pasado, a los 25 años, Rebecca se sometió a una histerectomía. Durante esta intervención, se extirpa el útero, lo que conlleva la pérdida de fertilidad. Es más frecuente en mujeres de entre 40 y 45 años.

Al crecer en Alabama, Rebecca gozaba de buena salud. Hacía deporte y nunca se desplomó por una mala menstruación. Pero una noche, cuando tenía 19 años, se dio cuenta de que estaba manchando después de tener relaciones sexuales con su marido. Por la mañana, fue al baño y se desplomó en el suelo, sangrando. "Sentí como si alguien me apuñalara en la pelvis", dice. "No tenía ni idea de lo que estaba pasando".

A lo largo del año siguiente, estuvo más o menos postrada en la cama. Entonces, mediante una cirugía laparoscópica (mínimamente invasiva), los médicos le diagnosticaron endometriosis, una enfermedad caracterizada por la presencia de tejido similar al endometrio fuera del útero. Pero no fue la endometriosis lo que la llevó a la histerectomía cuatro años y medio después. Ese diagnóstico no fue más que el comienzo de una serie de problemas médicos que se avecinaban.

Más que endometriosis

A los 20 años, un cirujano extirpó la endometriosis de Rebecca y pudo conservar el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. La intervención se consideró un éxito, pero el médico de Rebecca le advirtió de que también podía padecer una afección llamada adenomiosis, en la que el tejido endometrial que recubre el útero crece dentro de los músculos del mismo.

A pesar de ello, Rebecca se sintió bien después de la operación. Y lo mejor de todo: Se quedó embarazada, algo que los médicos dijeron que nunca ocurriría debido a su endometriosis. La hija de Rebecca nació en 2012.

Pero en 2014, las cosas dieron un giro. Rebecca empezó a experimentar los síntomas de la adenomiosis (que incluyen calambres intensos, dolor durante las relaciones sexuales y sangrado menstrual abundante), así que acudió al médico. Aunque seguía sin tener endometriosis, los médicos confirmaron que Rebecca sufría adenomiosis. "El cirujano describió mi útero como enfadado", dice Rebecca. "Intenta arreglarse contrayéndose, pero a medida que la enfermedad avanza, pierde su capacidad de contracción".

RELACIONADO: 5 FORMAS DE ALIVIAR EL DOLOR DE FORMA NATURAL DURANTE EL PARTO.

Elegir una histerectomía

Dado que las anomalías se encuentran en la zona muscular del útero, la histerectomía puede ofrecer una cura: "Si se elimina el útero, se elimina la enfermedad", dice Rebecca.

Aun así, es básicamente un último recurso: Las mujeres con adenomiosis pueden probar un método anticonceptivo hormonal (píldoras o un DIU) para controlar la enfermedad. Rebecca tomó la píldora durante unos meses sin ningún éxito.

Otra opción es un procedimiento llamado neurectomía presacral, durante el cual se cortan los nervios que van al útero. Pero Rebecca y sus médicos decidieron que ésta no era la mejor opción para ella. Rebecca explica que muchas mujeres con adenomiosis que optan por la neurectomía presacral lo hacen porque quieren tener más hijos en el futuro.

Sin embargo, dice que los efectos de la intervención suelen durar sólo un par de años, y las mujeres acaban necesitando una histerectomía de todos modos. Como no iba a volver a intentar quedarse embarazada, sabía que la histerectomía era la opción más adecuada para ella, a pesar de que sólo tenía veintitantos años.

El dolor físico

Gibson se sometió a una histerectomía laparoscópica total, en la que se le extirparon el útero y el cuello uterino. Los médicos también le extirparon las trompas de Falopio como forma de prevención del cáncer. La operación es mínimamente invasiva -la suya consistió en una incisión en el ombligo y dos en la línea del bikini- pero "sigue siendo una operación importante", dice. "Me preocupaba la vida después de la histerectomía", añade. "¿Iba a tener un prolapso? ¿Qué pasaría con mi deseo sexual? Puedes encontrar muchas historias de terror en Internet".

Sin embargo, como la adenomiosis le producía tanto dolor, sabía que necesitaba un alivio cuanto antes. "Tuve un parto natural, y mi adenomiosis llegó al punto de sentir que tenía contracciones iguales a las del parto natural", dice.

"Me sentía como si estuviera de parto. No podía vivir así. Una querida amiga mía se había sometido a una histerectomía por adenomiosis y me dijo que cuando llegara el momento [de hacerme una], lo sabría. Suena a cliché, pero fue increíblemente cierto. Una noche me desperté en mitad de la noche con tanto dolor que supe que había terminado. De hecho, programé la operación dos días después".

Afortunadamente, Rebecca pudo conservar sus dos ovarios (ya que su enfermedad se limitaba al útero), lo que le permitió prescindir de los reemplazos hormonales durante la recuperación y no tener que pasar por una menopausia temprana.

"Definitivamente hay un periodo de adaptación", dice Rebecca sobre el proceso de recuperación. Al fin y al cabo, no es raro que un traumatismo provoque un shock en el cuerpo (y en la mente). Recuerda que los cambios de humor y el insomnio se estabilizaron a los tres meses.

Rebecca también empezó a recibir terapia de suelo pélvico (para la disfunción de los músculos del suelo pélvico), lo que le ayudó a abandonar los medicamentos que tomaba para los espasmos de la vejiga.

RELACIONADO: POR QUÉ MILES DE MUJERES ESTÁN AGRADECIDAS POR ESTA FOTO DE RECIÉN NACIDO

El trauma emocional

El apoyo, sobre todo de su marido, también fue enorme. Al no poder encontrar un terapeuta que aceptara su seguro cerca de casa, ella y su marido viajaron a Tennessee (tres horas de ida y vuelta) una vez a la semana durante 13 semanas. "Teníamos una cita de una hora, íbamos a comer algo y volvíamos a casa", dice Rebecca. "Lo hacíamos en lugar de nuestra noche de cita".

Y aunque no lo esperaba, sí que lloró la pérdida de su fertilidad: "Pensaba que ya no iba a tener hijos, así que me dije: 'Voy a hacérmelo y ya está'", dice.

"Pero con la pérdida de fertilidad viene la pérdida de elección. Antes, eliges no tener hijos, pero de repente ya no depende de ti".

La primera vez que vio un anuncio de embarazo en Facebook tras la operación, apagó el portátil.

Y admite una "tristeza agridulce" al ver las invitaciones a la fiesta del bebé y las fotos de las ecografías en Internet. "No me lo esperaba", dice. "Pensé que pasaría por alto todo eso".

La cirugía cambió el sexo... para mejor

Tras la histerectomía, muchas mujeres se preocupan por su vida en el dormitorio. Encontrarás el tema discutido en grupos de apoyo y comunidades en línea por igual.

El punto de vista de Rebecca: "Para mí, la histerectomía lo hizo más fácil" (también dice que su marido fue muy comprensivo).

"No puedes tener relaciones sexuales si te duele demasiado, o si después te va a doler aún más", señala.

Más allá de algo de sequedad vaginal ("el lubricante es una cosa ahora", dice), "quitármelo no ha sido más que un beneficio para mí".

De vuelta a la vida cotidiana

Hoy en día, Rebecca no tiene ningún síntoma: "Hace un año y medio que me hicieron la histerectomía y, si no fuera por las pequeñas cicatrices, no sabría que me la habían hecho", dice.

Practica yoga con regularidad y se autoproclama "perseguidora de niños" para su hijo, que ahora tiene 4 años.

Para quienes padecen endometriosis, Rebecca recomienda encarecidamente considerar todas las opciones antes de tomar una decisión. (Destaca que la histerectomía no suele ser una opción de tratamiento para quienes tienen endometriosis, que se produce fuera del útero).

Y si tienes una condición en la que una histerectomía es un posible curso de acción, Rebecca dice que es importante pensar en todas las implicaciones: "No puedes deshacer una histerectomía", dice.

Visita el blog de Rebecca para obtener más información sobre la endometriosis y la adenomiosis.

¿Quieres tener un bebé? Lea nuestra guía de fertilidad.

Este artículo apareció originalmente en womenshealthmag.com.

Noticias relacionadas