barra head

Cómo la prueba hormonal correcta finalmente me dejó embarazada

Mi marido y yo habíamos estado intentando quedarnos embarazados durante unos nueve meses cuando me atreví a hacer otra prueba de embarazo en casa. Pero esta vez se sintió diferente mientras desenvolvía con cuidado el paquete rosado y blanco.

Después de meses de intentarlo sin suerte, empecé a preocuparme... tenía 35 años, el temido umbral para quedar embarazada puede ser más difícil y los embarazos pueden ser más arriesgados. Así que empecé a usar predictores de ovulación y a registrar mi temperatura corporal basal para determinar los mejores momentos para intentarlo. Después de unos meses más de eso, sentí que éste podría ser finalmente el momento: hice todo bien, ¿verdad?

Me levanté temprano esa mañana, con el estómago revoloteando con anticipación, y me aseguré de seguir las instrucciones al pie de la letra. Mientras pasaban los segundos, pensé en todo lo que había hecho hasta ese momento. Entonces cogí la varita de plástico y miré fijamente la pequeña ventana que mostraría dos líneas rosas si estuviera embarazada. No importaba lo mucho que entrecerrara los ojos, todo lo que veía era una sola línea en medio de una blancura absoluta. Unos días más tarde, me vino la regla y el ciclo de decepción comenzó de nuevo.

Continué esa montaña rusa durante varios meses más, desesperándome y abatiéndome con cada ciclo fallido. Y mientras seguía registrando mis fluctuaciones de temperatura durante mi ciclo, noté que algo andaba mal. A menudo oímos hablar del ciclo de 28 días, que consta de tres partes: la fase folicular, que es cuando los folículos ováricos maduran en preparación para liberar un óvulo; la ovulación, cuando se libera un óvulo maduro y puede producirse la fertilización; y la fase lútea, el tiempo entre la ovulación y la menstruación cuando se amplía la producción de progesterona, lo que ayuda a engrosar el revestimiento del útero para que se implante un óvulo fertilizado, provocando un embarazo.

Una fase lútea normal suele durar entre 12 y 14 días. La mía fue generalmente entre 7-9 días. Aunque mis ciclos rondaban los 28 días habituales, podía decir por mis fluctuaciones de temperatura que casi siempre ovulaba más tarde del típico punto medio del ciclo del día 14 del que tanto oímos hablar. Y por lo tanto, había sólo unos pocos días después de la ovulación antes de que comenzara mi período.

Así que llamé a mi ginecólogo para decirle lo que había descubierto. Estuvo de acuerdo en que necesitaba una prueba para determinar si tenía una deficiencia de progesterona, pero ella y su enfermera insistieron en que la prueba se hiciera el día 21 de mi ciclo. Al hacer una extensa investigación sobre lo que podría estar sucediendo, supe que la prueba del día 21 se basaba en un ciclo de 28 días en el que una mujer ovula en o alrededor del día 14. Si una mujer tiene ciclos más largos u ovula más tarde, el tiempo de prueba debe ser ajustado, debe hacerse 7 días después de la ovulación. Sabía que si me hacían la prueba el día 21, los resultados probablemente serían engañosos porque acabaría de ovular o todavía no lo haría.

Intenté explicar esto, pero mi médico no quiso ceder. Sentía que estaba perdiendo un tiempo que no tenía a mi edad, así que tomé la difícil decisión de encontrar un nuevo médico que me administrara las pruebas correctamente. Me cambié a un consultorio que tenía un endocrinólogo reproductivo en su personal, sintiéndome más segura de que me haría las pruebas en el momento correcto en un consultorio especializado en cuestiones de fertilidad.

Los resultados de mi prueba confirmaron lo que ya sospechaba: mis niveles de progesterona eran muy bajos, y mi nuevo médico me diagnosticó un defecto de la fase luteínica. Esto resolvió el misterio de por qué no había quedado embarazada, y mi médico también explicó que si de alguna manera hubiera quedado embarazada, el defecto me habría puesto en un riesgo muy alto de aborto.

Para remediar esta condición, mi médico me recetó una píldora de suplemento de progesterona (Prometrium), que debía tomar tan pronto como detectara la ovulación. El día después de que tuve el revelador pico de temperatura basal que indica la ovulación, empecé a tomar los medicamentos, esperando que esto pudiera hacer una diferencia.

Dos semanas más tarde, empezaba a sentirme un poco más optimista, mi período aún no había llegado, y mi fase luteínica era finalmente de una duración normal. Continué monitoreando mi temperatura, y cuando noté otro pico, decidí intentar hacer otra prueba. Esta vez, vi dos líneas rosadas distintas: después de un año de intentarlo, ¡por fin estaba embarazada!

Pero ese no fue el final de mi tratamiento hormonal. Una vez que quedé embarazada, mi médico quiso que continuara con el suplemento de progesterona, esta vez en forma de supositorio, durante el primer trimestre para asegurar que no abortara. Aunque ciertamente no fue la experiencia más agradable, valió la pena pasar por esa primera etapa del embarazo sin problemas. Y fui recompensada con el nacimiento de mi hijo, un niño sano, unos meses después.

Aunque mi historia terminó felizmente, no puedo dejar de preguntarme cuántas mujeres experimentan las mismas deficiencias hormonales y no tienen el conocimiento para abogar por sí mismas para obtener las pruebas y la medicación adecuadas. Si no hubiera hecho una investigación significativa, supervisado mi temperatura corporal basal y presionado para que se hicieran las pruebas adecuadas en el momento correcto, podría no haber terminado embarazada.

Si cree que algo no está bien, haga preguntas y no tenga miedo de defenderse, incluso con su médico; cualquier molestia que pueda sentir al defenderse valdrá totalmente la pena cuando sostenga a su bebé en sus brazos.

Noticias relacionadas